Bodas atraen a más de 1.200 parejas a nuestro país
“El país tiene un potencial enorme de crecimiento y ya hay oferta de empresas que se encargan exclusivamente de las bodas de destino”, explicó Larissa Banting, propietaria de Weddings Costa Rica y presidenta de Asociación Internacional de Bodas Costa Rica. Esteban Monge/ La República
Enviar

Ingresos rondan los $140 millones al año

Bodas atraen a más de 1.200 parejas a nuestro país

Cada invitado gasta $2.500 en la estadía, en promedio

Más de 1.200 parejas de extranjeros escogen nuestro país para realizar su boda de ensueño, ya sea un lujoso hotel de montaña o frente al mar en una playa paradisiaca.
La oportunidad de negocio es atractiva, si se toma en cuenta que los ingresos de este mercado rondan los $140 millones al año.
En promedio, cada boda de destino, como se les conoce a los eventos realizados fuera del país donde vive la pareja, tiene un costo de $120 mil, según la Asociación de Bodas Internacionales Costa Rica.
La característica principal es que son actividades más pequeñas que las tradicionales, puesto que los invitados tienen que viajar a otro país.
Cada boda tiene una asistencia promedio de 60 invitados, pero algunas pueden llegar hasta las 160 personas.
Son varios los hoteles que han encontrado en este mercado una actividad rentable.
Andaz Papagayo, JW Marriott, Mangroove y Dreams Las Mareas aprovechan este nicho.
“Costa Rica es el principal país para las bodas de destino en la región, seguido por Belice y Nicaragua”, explicó Larissa Banting, presidenta de la Asociación de Bodas Internacionales y propietaria de Weddings Costa Rica.
La empresa, fundada en 2002, ha realizado cerca de 600 bodas, la mayoría de estadounidenses, seguidos por europeos.
El beneficio mayor de estos negocios es para los proveedores, ya que, tanto los planeadores de bodas como los hoteles trabajan con empresas costarricenses.
Floristerías, pastelerías, músicos, catering services, maquillistas y estilistas, entre otros, son los proveedores para realizar las actividades.
Solo dentro de la Asociación hay cerca de 50 compañías que trabajan específicamente en el nicho de bodas, pero se espera la incorporación de unas 100 más.
“Costa Rica es un país atractivo, ya que tiene una imagen ecoturística buena, además, está cercano a Estados Unidos. Por ejemplo, una pareja cuya novia es de Nueva York y el novio es de California, necesitan un lugar en el medio, además exótico, por eso se vienen acá”, añadió Banting.
Hawái, México y las islas del Caribe son la principal competencia de Costa Rica en el continente, pero los hoteles en esos destinos son todo incluido, lo que dificulta a la familia visitar otros puntos turísticos.
En cambio, en el país existen todo tipo de hoteles, la mayoría pequeños, que son los más buscados para este nicho de mercado.
Otra característica de estas bodas es que los invitados permanecen unos días extras en territorio nacional, luego de finalizado el evento.
La mayoría tiene una estancia de cinco a seis días y realiza viajes con tours operadores u organizados por la misma planeadora de bodas.
Este nicho no tiene ciclos, ya que no existe temporada alta ni baja, por lo que es atractivo para los complejos turísticos.
Por ejemplo, en JW Marriott, el año pasado realizaron aproximadamente 20 bodas, pero esto crecería con diversas actividades de promociones que ha realizado la empresa.
“Tenemos presencia en ferias tanto nacionales como extranjeras, además pautamos en revistas especializadas y hacemos contacto directo con los planeadores de bodas”, explicó Frederique Naffrichoux, directora de Ventas y Mercadeo del hotel.
Por otro lado, los hoteles Andaz Papagayo y Mangroove, ambos de apertura reciente, han realizado varias bodas, todas trabajadas con empresas pequeñas y medianas de Guanacaste.
Las empresas esperan que conforme los hoteles se posicionen en el nicho de bodas, se realice un mayor número de eventos.

201502182303560.n44.jpg

Raquel Rodríguez
[email protected]



Ver comentarios