Barça tropieza en Milan
El ganés Sulley Ali Muntari remató con todo para anotar el segundo gol y desatar aún más la fiesta en Milan. Giuseppe Cacace-AFP/La República
Enviar

Barça tropieza en Milan

Los italianos dan la sorpresa y obligan a los azulgranas a la remontada

Barcelona deberá hacer el partido del año en el Camp Nou para darle la vuelta al 2-0 que cosechó el Milan en la ida de los octavos de final de la Liga de Campeones, tras un choque en el que los azulgranas fueron improductivos y se vieron superados por un rocoso y defensivo rival que en dos chispazos en la segunda parte marcó dos goles.
Un año después de haber conseguido la última victoria en Europa en su estadio, el Milan sacó petróleo de un partido que partía como un cordero que se dirigía al matadero.

201302202345210.a22.jpg
El partido apuntaba a un choque muy intenso con dominio del Barcelona y no desmereció, aunque las ocasiones de gol en el primer tiempo fueron escasas.
Los locales se encontraron muy cómodos cerrándose y anulando cualquier intento de ataque azulgrana, ya que propuso dos líneas muy compactas y activas, con cuatro hombres atrás y un centro del campo de tres jugadores con ayudas de Boateng y El Shaarawy, mientras que arriba Pazzini esperaba un balón largo.
El conjunto catalán movió y movió el balón con posesiones eternas pero escasamente fructíferas. La primera llegó en el min. 9, en la que el defensa Mexès envió fuera el balón. En la continuación, Messi elaboró una jugada individual que acabó en córner.
Las aproximaciones del Milan casi siempre venían producidas por chispazos que ponían en conexión un balón interceptado con un atacante en busca del contraataque letal. El Shaarawy, en el min. 15, pudo haber inaugurado el marcador, pero se le adelantó demasiado el balón en un uno contra uno con Valdés y Puyol rechazó. Boateng tras el córner, lanzó un balón envenenado que rozó el palo.
La producción ofensiva del Barça era impropia en un equipo acostumbrado a sumar acciones claras de gol. Por ahí Pedro desaprovechó una acción en taconazo de Messi.
En el segundo tiempo, el Milan adelantó unos metros la línea de presión para crear más problemas en la construcción del Barcelona.
Los italianos no cambiaron ni un ápice su estrategia, y especialmente cuando en el min. 12 una falta de Alves propició una acción ensayada. El disparo acabó en las manos de Zapata en la frontal, y la pelota muerta la aprovechó Boateng para deshacer la igualdad (1-0).
Iniesta, en el min. 76, buscó resolver la incapacidad de su equipo para poner en aprietos al meta italiano, y lo intentó desde lejos, en un disparo que pasó rozando el palo largo.
Y cuando menos se esperaba, El Shaarawy logró conectar con Muntari, quien dentro del área y de fuerte zurdazo marcó para los milanistas (2-0).
El Barça se lanzó a la desesperado y con ello el Milan también tuvo la oportunidad de marcar un tercero hasta que llegó el pitazo final.

Milan /EFE

Ver comentarios