Bancos suizos frustrados por dilatadas negociaciones con la UE
Más de la mitad de los activos administrados en Suiza provienen de personas que residen en el exterior y se estima que un 40% de ellos pertenece a europeos. Bloomberg/La República
Enviar

Los bancos suizos exhortaron al gobierno a endurecer su postura en sus prolongadas negociaciones con la Unión Europea para ampliar el acceso del país al mercado financiero del bloque.

El Gobierno suizo debería hacer que el financiamiento de algunos proyectos europeos dependa de los avances en las conversaciones, propuso la Asociación de Banqueros Suizos en un comunicado.

Es la primera vez que el grupo, que representa al mayor centro mundial de banca privada internacional, hace tal demanda y refleja la creciente frustración de la banca con el ritmo de las negociaciones.

“Como representantes liberales de los mercados abiertos, la asociación exige decididamente el acceso al mercado y la garantía de equivalencia en materia financiera antes de que Suiza emprenda negociaciones sobre un nuevo aporte a la cohesión; Suiza no es solo un tercer país aleatorio, sino que está muy estrechamente vinculado a Europa y ha sido un socio establecido de la UE durante décadas”, señaló la entidad

Suiza, que alberga a 261 bancos entre los que figuran los gigantes UBS Group AG y Credit Suisse Group AG, ha tratado durante años de superar las barreras regulatorias para hacer negocios en la Unión Europea.

Más de la mitad de los activos administrados en Suiza provienen de personas que residen en el exterior y se estima que un 40% de ellos pertenece a europeos, según el sitio web de la asociación. Un mayor acceso mejoraría la capacidad de los bancos para gestionar sistemas de inversión colectivos con sede en la UE, proporcionar gestión de activos institucionales para fondos de pensiones de la UE y vender productos financieros suizos dentro del bloque. También facilitaría las transacciones de divisas así como las emisiones de bonos y acciones en los demás países de la UE.

Por lo general, los bancos suizos no tienen el derecho a dirigirse directamente a posibles clientes en la mayoría de los países de la UE, salvo en Alemania. En lugar de ello, tienen que operar a través de un banco con licencia en ese país o establecer una filial, lo que es costoso.

La otra opción es conocida como equivalencia regulatoria. El Gobierno suizo está tratando de demostrar que los reglamentos financieros del país son lo suficientemente sólidos como para ser considerados equivalentes a los vigentes en el bloque, proceso que tiene que ir paso a paso debido a las numerosas reglas para diferentes servicios y productos.

Los electores suizos se pronunciaron en 2014 a favor de limitar la cantidad de permisos de residencia otorgados a ciudadanos extranjeros en un esfuerzo por detener una avalancha de inmigrantes al país. Esto transgredió su promesa de libertad de movimiento a la UE y dificultó las negociaciones que se dilataron aún más después de que Reino Unido optara por abandonar el bloque el año pasado.

Suiza tiene cerca de 120 tratados con la UE, incluyendo los de libre comercio y fronteras abiertas, y contribuye a los proyectos de infraestructura y otras áreas diseñados para reducir las disparidades económicas en el bloque.

Estos son los dineros, conocidos como fondos de cohesión, que la asociación dice deben utilizarse como herramienta de negociación en las conversaciones de acceso al mercado financiero de la UE.



Ver comentarios