Banco Mundial, OCDE y CEPAL sugieren cambios fiscales paulatinos
Enviar

Mientras que los diputados salientes han convertido la Asamblea en un hervidero discutiendo una reforma fiscal, organismos internacionales sugieren cambios paulatinos y graduales en las finanzas públicas.

Hay urgencia por sanear las finanzas públicas, pero hacerlo abruptamente frenaría el crecimiento económico nacional, de acuerdo con el Banco Mundial, la OCDE y la Comisión Económica para América Latina (CEPAL).

Una mayor carga impositiva provocaría menos consumo y se reflejaría en el aumento en el PIB.

“Los ajustes deben ser graduales y no centrarse en recortar la inversión pública o la social, pues son vitales para el crecimiento económico y reducción de la pobreza. Crucial es bajar la deuda, lo cual, junto con reformas fiscales, son necesarios para que un país logre inversión y ahorros en la deuda externa”, explicó Carlos Végh, jefe de economistas del Banco Mundial.

Por su parte, la CEPAL espera alzas de un 3,6% en la mayoría de economías de Centroamérica, siempre con el riesgo de las tambaleantes finanzas públicas.

De hecho, el Banco Central hizo una proyección similar en cuanto a crecimiento del PIB pero auguró que el déficit fiscal cerraría el año en un 7,1% de la producción país.

“Urge tomar medidas que pongan un freno a la tendencia al alza en el déficit fiscal y la deuda. Si bien no se debe realizar un ajuste en las finanzas del Estado que sea recesivo para la producción, es conveniente revisar la eficiencia del gasto, frenar sus disparadores, y ordenar la situación del empleo público”, aportó Luis Diego Herrera, economista de Acobo.

Por el lado de los impuestos, el experto menciona que es necesario aprobar una reforma tributaria que le brinde recursos nuevos a la Hacienda Pública, si y solo si se corrige la estructura del gasto.

En lo que todos concuerdan es que no se puede pasar más tiempo sin actuar y por el contrario, hay que trabajar para lograr bonanza económica y que el ajuste fiscal no sea tan abrupto.

Carlos Alvarado tendrá un camino empinado para negociar con los nuevos diputados, ya que su partido no cuenta con mayoría en la Asamblea y sobre todo deberá convivir con los sindicatos.

“Uno de los retos fundamentales de Costa Rica es su desequilibrio fiscal, este tema sigue representando la mayor amenaza para la estabilidad económica, el crecimiento y los niveles de vida”, aseguró Ángel Gurría, secretario general de la OCDE.

En el horizonte se vislumbra incertidumbre con la aprobación de la reforma, además, próximamente podrían aparecer nuevas evaluaciones negativas de las calificadoras de riesgo como Fitch o Moody’s, si no se dan cambios. 



Ver comentarios