Enviar
Entes pretenden anticipar atrasos por crisis internacional y sus eventuales efectos locales
Banca estudia refinanciar créditos

• Banco Central advierte que estas acciones no son prohibidas

Wilmer Murillo
[email protected]

A la luz de los acontecimientos internacionales, algunos bancos buscan anticipar una crisis de pagos a través de una flexibilización de las políticas de pago de los créditos.
El refinanciamiento podría ser una de las principales modalidades para ayudar a los clientes a mantener sus préstamos al día.
Estos arreglos de pago contemplarían la ampliación de plazos, posibilidad de periodos de gracia, refundición de deudas y colonización, entre otros aspectos.
“Se analizará cada caso individual; sin embargo, el refinanciamiento dependerá de la situación y características de cada deudor”, dijo Lisandra Chaves, directora de mercadeo de Citi.
“En la coyuntura actual que vive el mundo, debemos anticiparnos e ir previendo de una u otra forma cómo nos va a pegar la recesión”, señaló por su parte Gerardo Corrales, gerente del BAC San José.
Costa Rica sufrirá los efectos de la crisis financiera internacional aunque no con gran fuerza, pues el país está mejor preparado que años antes.
Dependiendo de la profundidad de la crisis y lo que esta pueda prolongarse, es mejor estar preparados con este tipo de medidas, de acuerdo con expertos como Danilo Montero de Interbolsa.
Pero aparte de los problemas de liquidez, tanto locales como internacionales, otros factores podrían no solo afectar la capacidad de pago de los costarricenses, sino conducir eventualmente a un deterioro de las carteras bancarias.
El alza en las tasas de interés podría generar problemas importantes a algunos bancos, debido a que los costos de algunos créditos han crecido hasta en un 175% en cuestión de meses.
Algunos cálculos precisan que un crédito de ¢50 millones a 30 años plazo podría haber incrementado la cuota de pago mensual hasta ¢198 mil.
La tasa básica pasiva, utilizada como referencia para el ajuste de la tasa de interés de los créditos en colones, se ha venido incrementando durante el presente año, y desde el 4,25% que alcanzó entre abril y mayo pasado, a la fecha ya ha alcanzado el 11,75%.
No obstante, su implantación no requiere autorizaciones especiales de la Superintendencia General de Entidades Financieras (Sugef) o del Banco Central.
Aunque admitió que se están proponiendo reformas para que la gente pueda enfrentar cuotas de pago más altas, “eso es política de cada uno de los bancos”, dijo Francisco de Paula Gutiérrez, presidente del Banco Central.
El Banco Central no da directrices sobre eso y los reguladores tienen dentro de la normativa prudencial que los bancos deben aprovisionar más reservas si el riesgo es mayor, pero no está prohibido hacerlo”, precisó el jerarca.
La mayor provisión es aparentemente la esencia del asunto, pues banqueros como Corrales lamentaron que “no hay medidas adecuadas que incentiven anticipar alguna crisis de pagos”.
Las acciones que se requieren deben ser adoptadas tanto por las autoridades económicas como por el sector privado.
Pero mientras Corrales pide la ayuda oficial, otros bancos han ido adelante a la luz de los acontecimientos. “En el Banco Popular aprobamos nuevas políticas de arreglos de pago de crédito que tienden a flexibilizar las opciones, eventualmente el refinanciamiento podría ser una modalidad, pero cada caso particular debe analizarse por separado. La idea es que el Banco Popular ayude a sus clientes a buscar opciones que les permitan mantener sus préstamos al día, señaló.
El Banco de Costa Rica monitorea en forma permanente su cartera de crédito para estar alerta ante un posible deterioro, así como para ofrecer arreglos de pago en aquellos casos en donde se detecten problemas en la capacidad de pago de los clientes, dijo Mario Rivera, gerente general.
En este sentido, se evalúa cada caso para establecer los diversos escenarios en donde podrían ajustarse los plazos o tasas, para que de acuerdo con su capacidad de pago, los clientes puedan continuar asumiendo su obligación.
Adicionalmente, el BCR recomienda a los costarricenses ser muy prudentes con la asignación de su ingreso para las diferentes actividades, evitar gastos en bienes y servicios suntuarios, mantenerse informados sobre las variaciones en las tasas de interés, señalo.
El incremento de los tipos de interés, “hace necesario disponer de estrategias para que aquellos clientes que presentan limitaciones para el pago de las cuotas de sus préstamos y que resulten técnicamente factibles, puedan readecuar sus deudas”, dijo por su parte Guillermo Quesada, gerente de Bancrédito.
En este sentido, Bancrédito ha diseñado estrategias con parámetros generales que le permiten a la administración tomar diferentes cursos de acción dependiendo del análisis de cada caso en forma individual, añadió.
Explicó que, eso sí, tomando en cuenta que solo se permitirá readecuaciones a los clientes que efectivamente demuestren que las modificaciones a las condiciones originales les permiten salir adelante.

Ver comentarios