Enviar
Baile, paliza y lección
Costa Rica volvió a su realidad y regresa goleado de Suramérica

Demostrando la principal característica del fútbol tico, su irregularidad y con una defensa que pagó por ver, Costa Rica cayó ayer 0-4 ante Ecuador, en un partido que pese a la paliza, nos salió barato.
Los ticos fueron sombra en defensa y confusión en sus otras líneas, mientras su rival practicó a placer para la eliminatoria.
El arranque fue engañoso. En solo 26 segundos, el arquero Adrián Boné volaba para tapar un remate de Daniel Colindres, pero aquello solo fue un espejismo, porque luego Ecuador sacó la faja y empezó la paliza.
Fernando Saritama ordenó el medio campo de su equipo, mientras que Michael Barrantes y Randall Azofeifa empezaron a perder la batalla por ese importante sector; Kareem Mclean, Rodney Wallace, Winston Parks se invisibilizaron y Colindres poco pudo hacer.
Para colmo de males, la defensa nacional empezó a hacer aguas y el barco se fue de pique. Al min. 20, Barrantes perdió la pelota en el medio campo, balón cruzado hacia Christian Suárez por la atacante izquierda, Johnnson no marcó, sino acompañó y el suramericano venció a Navas con toque perfecto.
Siete minutos después, tras una mala salida de Acosta, los ecuatorianos recuperaron, Suárez encontró a Jaime Ayoví, Johnnson no apareció, nadie llegó, y el 2-0 a la jaula tica.
Después se vino el show de Keylor. La defensa nacional dejó libres los costados y ante la mezcla de una contención perdida y una defensa confundida, Navas fue el gran salvador en tres acciones ante los ecuatorianos, logrando así un primer tiempo baratísimo para los ticos.
Para la complementaria Ronald González le dio la posibilidad de reivindicación al mismo equipo, pero al final fue más de lo mismo.
Costa Rica nuevamente se mostró ofensiva en el arranque. Al min. 53 una clarísima opción de Parks para Barrantes que la pegó al cuerpo del arquero Boné.
Se vino la respuesta ecuatoriana y a la primera prueba en esta etapa complementaria, nuestra defensa volvió a reprobar y los ecuatorianos barrieron la casa con nuestra última línea.
Ayoví pasó la marca de Acosta y Meneses, también la de Mclean, la dio para Benítez y este para Segundo Castillo que se destapó con potente remate y venció a Navas.
Más tarde, un centro, Ayoví fusiló de cabeza, Keylor desvió al horizontal y Christian Benítez se elevó entre Umaña y Meneses ¿y adivinen qué?, se las ganó y envió el balón al fondo de los cordeles de un Navas desprotegido.
Fiesta en Quito; su “Sele” logró el propósito de entusiasmar a su afición de cara a la eliminatoria; Reynaldo Rueda hasta aprovechó para sacar del armario a dos glorias como kaviedes y el “Tin” Delgado; mientras la pequeña Costa Rica, el pato de esta fiesta, aprendió la lección de que un triunfo no nos puede sacar de órbita, ni una derrota, destrozarnos, sino que es aprender a jugar bien la tarea inmediata.

Luis Rojas
[email protected]
Ver comentarios