Enviar
¡Ay, ay, ay… Lorena que falta hacés!
LPGA sufre porque no surge otra que tome el relevo de la mexicana

Muchas querían ocupar su lugar y los nombres sonaron en el ambiente; vendrá Paula Creamer o Michael Wee comentaron algunos, pero al final de cuentas ninguna de las dos sobresalió, otros lo tenían más claro; era el momento que esperaban las golfistas asiáticas como Yani Tseng para surgir y lo han hecho; sin embargo, en el fondo nadie ha podido tapar ese vacío que dejó Lorena Ochoa desde su retiro.
Ochoa, quien se casó con Andrés Conesa, director general de Aeroméxico, se mantuvo como la golfista número uno del mundo durante cuatro años (2007-2010), siendo la primera y única deportista mexicana en lograr esta posición. Como dato curioso dijo que quería jugar al menos diez años en el LPGA (Ladies Professional Golf Association, organización norteamericana para golfistas profesionales femeninas) y no lo cumplió ya que solo lo hizo durante siete.
Lo cierto es que la pelota de golf sigue girando entre los greenes sin encontrar el hoyo, es decir, esa figura mediática que hace crecer a un deporte, especialmente los individuales (el tenis tiene a Roger Federer y Rafael Nadal, el automovilismo a Fernando Alonso y hasta el golf masculino a Tiger Woods), en el LPGA sigue sin aparecer y eso es peligroso para una entidad que está pasando por la temporada más crítica en sus 60 años de existencia, pues la crisis económica mundial generó que algunos patrocinadores dejaran de aportar e incluso que se perdieran eventos de gran tradición como el LPGA Corning Classic y el Michelob Ultra Open.
Así, la agenda 2010 apenas cuenta con 25 torneos por falta de patrocinio, lo cual la convierte en la más reducida en casi 40 años.
Bien lo sabía Silvia Bertolaccini, analista de golf de ESPN Deportes, cuando el miércoles 5 de mayo (dos días después de que Lorena jugó su último torneo), publicó un artículo de opinión que título “La echaremos de menos”. El mejor que nadie sabía lo que significaba la partida de Ochoa.
Y es que antes de la salida de la tapatía, ya el LPGA había sufrido un duro golpe con el también retiro de Annika Sorenstam, a finales de 2008, pero en ese momento todavía contaba con Lorena como imán.
“La crisis económica sumada a la ausencia de Lorena Ochoa ha traído graves problemas (para el LPGA). Si bien, hay un interés por el LPGA hacen falta nuevas figuras que lo refuercen”, comentó Henrique Lavie, comisionado del Tour de Las Américas (TLA).
En esto coincidió la golfista nacional, Natalia Ramos, “no ha salido una imagen llamativa, una persona que sea consistente en sus triunfos como cuando estuvieron Annika o Lorena”.
Para los costarricenses, el mejor ejemplo de lo que ha significado la falta de una jugadora que tenga el carisma para atraer medios de comunicación, público y patrocinio, como Lorena, es que hoy en día son mínimos los torneos que transmite la cadena televisa ESPN Deportes, resumiéndose únicamente a los torneos de Grand Slam y con costos. Al mismo tiempo, ya la información que se maneja es muy reducida en comparación con la anterior.
Lavie en parte se lo atribuye al hecho de que hay una cantidad muy grande de golfistas coreanas y quizás muy poco de Latinoamérica, que hace que en el área el interés disminuya. Antes, el grupo predominante era norteamericano, hoy hay 127 miembros internacionales, de los cuales un 46,4% es asiático.
“Casos como Paula Creamer, Michel Wie, entre otros, hacen que tenga buena luz el LPGA, pero definitivamente la aparición de una nueva estrella con carisma les vendría muy bien para superar esta crisis”, aseguró Lavie.
El LPGA necesita una cara nueva para que los refresque de lo contrario esta entidad seguirá llorando la partida de Lorena Ochoa.

Dinia Vargas
[email protected]
Ver comentarios