Avance en acuerdo UE-Mercosur genera grandes expectativas
Un acuerdo podría transformar las economías relativamente cerradas de aranceles altos de Brasil y Argentina, los miembros más grandes del Mercosur, que comprende también a Uruguay y Paraguay. Bloomberg/La República
Enviar

Brasil y Argentina podrían estar a punto de perder una justificada reputación de proteccionistas si la Unión Europea y la unión aduanera Mercosur por fin firman un acuerdo luego de casi dos décadas de conversaciones.

Las tratativas entre las dos organizaciones se desarrollarían con fluidez, y un diplomático sudamericano que participa en las conversaciones estima que las probabilidades de acuerdo son del 70%.

Persisten grandes obstáculos, pero en la última semana ha habido un avance significativo en las negociaciones de Bruselas, dijo la persona.

Un acuerdo podría transformar las economías relativamente cerradas de aranceles altos de Brasil y Argentina, los miembros más grandes del Mercosur, que comprende también a Uruguay y Paraguay.

Un iPhone X cuesta por lo menos el doble en las tiendas de Brasilia y Buenos Aires que en Estados Unidos, debido en parte a los tradicionales elevados aranceles de importación de los países sudamericanos y a los subsidios a las compañías locales.

Levantar las barreras al mayor bloque comercial del mundo proporcionaría un fuerte impulso a los dos países, que se esfuerzan por dejar atrás una recesión, dado que el comercio bilateral anual ya asciende a más de $100 mil millones.

“Si el Mercosur cierra un acuerdo de esa magnitud con la UE, tendrá un impacto decisivo en la recuperación económica de Brasil y Argentina, eso indicaría al resto del mundo una recuperación de diez años de populismo económico”, dijo Matias Spektor, un profesor de relaciones internacionales de la escuela de negocios FGV de Brasil

Para Michel Temer y Mauricio Macri, los presidentes de Brasil y Argentina respectivamente, un acuerdo consolidaría sus intentos de abrir la economía de sus países y crear un perdurable legado de reforma.

“El avance de las conversaciones entre la UE y el Mercosur será positivo para gobernantes de la región favorables al mercado, un acuerdo será un fuerte gesto político que dará impulso al Mercosur”, dijo Juan Cruz Díaz, director gerente del Cefeidas Group, una firma de asesoramiento en riesgo de regulación que tiene sede en Buenos Aires.

Oficialmente, las partes buscan llegar a un acuerdo antes de fin de año, y la Comisaria de Comercio de la Unión Europea, Cecilia Malmström, dijo en noviembre a la prensa que había “probabilidades realistas” de un acuerdo antes de 2018.

Por su parte, Macri dijo el mes pasado que estaba decidido a firmar un acuerdo este año.

Pero el presidente francés Emmanuel Macron parece no tener prisa y dijo en octubre a agricultores y productores de alimentos que no se inclinaba por apresurarse a concluir las negociaciones.

Las materias primas agrícolas y los productos primarios blandos, en los cuales el Mercosur tiene claras ventajas de productividad sobre la UE, podrían ser el principal escollo, según Marco Maciel, economista brasileño.

Ver comentarios