Enviar
Este año 20 firmas turísticas más obtendrían el certificado verde con respecto a 2009
Aumenta deseo de empresas por ser sostenibles
Cerca de un 80% de las compañías que solicitan título ambiental logran alcanzarlo

Marco Montoya, gerente general del Hotel Grano de Oro en San José, recientemente certificó las prácticas sostenibles de la firma turística que lidera. Lo anterior no solo para proteger el planeta sino también porque sabe que cada vez más sus clientes prefieren hospedarse en firmas con conciencia ambiental.
Cómo él, cada vez más empresarios del sector turismo están interesados en que sus operaciones no afecten el medio ambiente.
Prueba de ello es la creciente demanda por obtener el Certificado para la Sostenibilidad Turística (CST), una especie de título que categoriza empresas de acuerdo con acciones que las acerquen a un modelo sostenible.
El año pasado 50 compañías lograron obtenerlo y para 2010, se estima que serán alrededor de 70, es decir habría un aumento de casi el 40%.
Otra prueba del interés empresarial por este título es la cantidad de firmas que hacen fila, esperando a ser atendidas por los evaluadores del certificado.
“Tenemos cerca de 70 empresas en lista de espera para ser certificadas”, comentó Alberto López, director del Departamento de Sostenibilidad de Instituto Costarricense de Turismo (ICT).
En la actualidad solo compañías hoteleras y tour operadores pueden obtener el codiciado diploma. Sin embargo, la Comisión Nacional de Acreditación, órgano encargado de la certificación y cuya presidencia está a cargo de Carlos Ricardo Benavides, ministro de Turismo, trabaja en ampliar la oferta a rent a cars y parques temáticos.
Obtener el título implica un trabajo de perseverancia para las firmas, pues este puede durar hasta seis meses dependiendo de su avance ambiental.
En el caso de Hotel Grano de Oro, esta firma duró cuatro meses en obtenerlo y hasta iniciada la evaluación se dio cuenta de que tenía mucho por recorrer.
“Los tanques de los inodoros gastan un 40% menos de agua que uno convencional, implementamos procedimientos para reciclar y ahorrar agua y electricidad, además el sistema de iluminación es de bajo consumo y en las áreas operativas las luces funcionan con sensores”, comentó Montoya.
Pero el camino no fue fácil, el primer paso fue recibir una capacitación sobre las variables ambientales para obtener el CST y cómo hacerlo. Luego de tres meses, funcionarios del ICT realizaron la evaluación de campo, donde le piden a la empresa toda la documentación.
En este punto, si la empresa cumple con medidas, la Comisión Nacional de Acreditación otorga el diploma cuyo nivel depende del grado de sostenibilidad alcanzado.
Un certificado de cinco “hojas verdes” lo obtiene aquella empresa considerada como ejemplar en términos de sostenibilidad, mientras que uno de una hoja significa que la empresa ha dado el primer paso en un proceso. El Hotel Grano de Oro obtuvo cuatro “hojas verdes”.
Cada diploma tiene una vigencia de dos años. Al finalizar ese plazo las empresas pueden solicitar otra evaluación para obtener otro título con un mejor nivel.
Por el contrario, si sus prácticas ambientales no son suficientes para obtener el certificado mínimo, el de una hoja, la firma puede corregir sus prácticas y pedir una nueva evaluación.
Alrededor de un 20% de las empresas que la solicitan no logra tenerla, según datos de ICT.
Además, para ser tomadas en cuenta para la evaluación, las empresas deben contar con su inscripción en el Departamento de Gestión Turística y declaración jurada para garantizar que cumplen con las leyes ambientales, Vida Silvestre, de Patrimonio y el Código de Trabajo. Así como estar al día con los pagos a la Caja Costarricense de Seguro.

Vanessa Chaves
[email protected]
Ver comentarios