Atraso de TCM generará millones en ganancias a Japdeva
Cada una de las dos grúas pórticas fue diseñada a pedido. El equipo ya viaja desde China y le costó a Japdeva $16 millones. Cortesía Japdeva/La República
Enviar

El atraso de un año en el inicio de operaciones de la nueva Terminal de Contenedores de Moín (TCM) por parte de APM Terminals, le permitiría al puerto estatal de Japdeva recuperar casi en su totalidad los $16 millones que invirtió el Estado para comprar dos grúas pórticas que estarán operativas a partir de setiembre.

Si no existe ningún atraso en cuanto al proceso de arribo, montaje y pruebas de operación de las dos grúas pospanamax que vienen desde China, los ingresos de Japdeva se dispararán, cuando el valioso equipo portuario entre en operación. 

Las dos grúas harán más competitivas las exportaciones e importaciones que realiza Japdeva, a tal punto que se duplicará la cantidad de movimientos que hoy hace el puerto estatal de 25 por hora, a unos 50 en ese mismo lapso.

Por otra parte, el puerto aumentará sus ingresos considerablemente si se toma en cuenta que hoy solo cobra unos $9,50 cuando el contenedor se mueve con una grúa pórtica desde el barco, mientras que al hacer su traslado desde tierra, aumentará la tarifa a $64. 

En ese sentido, los usuarios estarían dispuestos a pagar una tarifa más alta porque el costo de tener un barco “parado” en el puerto de atraque es mucho más alto que el diferencial por una nueva tarifa, dijo José Aponte, gerente de Administración Portuaria de Japdeva.

“Estimando que estas grúas moverán mucho más de 100 mil contenedores al año y que la tarifa que hoy cobramos subirá, estimamos que al menos se generarán unos $10 millones adicionales en los ingresos de Japdeva”, agregó Aponte.

Sin embargo, el eventual aumento en las ganancias del puerto estatal volvería a bajar a partir de febrero de 2019, cuando finalmente APM empiece a operar, ya que la TCM atenderá al menos un 60% de la carga que hoy traslada Japdeva.

En principio el megapuerto iba a ser inaugurado en enero de 2018, pero se decidió atrasar la obra porque se detectaron fallas en algunos pilotes, la capa superficial de la isla y el rompeolas, de acuerdo con Kenneth Waugh, director general de APM Terminals.

El retraso en el arranque del megapuerto también le servirá al Gobierno para realizar de forma paulatina un proceso de despidos “controlado” y así, ir reduciendo los gastos operativos de Japdeva antes de que pierda el 60% de la carga que hoy traslada.

Se estima que de los 1.400 funcionarios que hoy tiene la institución, al menos 900 tendrán que ser liquidados.

Al mes, el puerto estatal invierte unos ¢1.235 millones en remuneraciones básicas, mientras que la Contraloría señala que al año el 45% de los ingresos se usa para pagar salarios e incentivos.

La competencia que se avecina es una oportunidad para “remozar” la estructura organizacional que data de 1989, de acuerdo con Ann Mckinley, presidenta de Japdeva, quien considera los despidos como “obligatorios y necesarios”.

Ante esta situación, Mckinley promueve un proceso de pensión entre los trabajadores que ya cumplen los requisitos, además de un programa de traslado horizontal para que algunos funcionarios vayan a otra institución pública, o bien, la movilidad laboral.

Una vez que la empresa APM entre a operar, Japdeva se encargará únicamente de la carga que venga en “container”.

Esto quiere decir que Japdeva, en sus instalaciones de Limón y Moín, deberá atender el resto de la carga convencional, en cuenta los barcos que transportan carga mixta, además de graneles líquidos y sólidos y carga general.

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Oportunidad
El atraso de la entrada en operación de la Terminal de Contenedores de Moín, dará a Japdeva la oportunidad de ganar varios millones de dólares y prepararse para la competencia.

Carmen Quesada
Diputada por Limón
Independiente

Estos 12 meses de demora deben ser vistos como una gran oportunidad para Limón, ya que nos da tiempo para la transición hacia la apertura de los muelles, que debe hacerse de manera planificada y ordenada, especialmente en la creación de más empleos.
Es necesario facilitar los emprendimientos, especialmente aquellos que se puedan encadenar con actividades y servicios marítimos, como por ejemplo, logística, transporte, entre otras, ya que es inminente que haya un recorte de personal en Japdeva.

José Aponte
Gerente de Administración Portuaria
Japdeva

Las dos nuevas grúas convertirán a Japdeva en puerto más competitivo, capaz de atender la demanda nacional de manera eficiente y con buenas tarifas.
Japdeva tenía que hacer estas compras, ya que aun con la competencia nos haremos cargo de un 40% de la carga nacional, la cual aumentó 1,5 millones de toneladas en año y medio.
Estimamos que las ganancias serán de unos $10 millones adicionales en 2018, por el impacto de estas dos nuevas grúas.

 

Ver comentarios