Japdeva prepara recorte de personal por nueva TCM
Atender buques mixtos y hacer transbordos de mercancía son las estrategias que planea Japdeva, ante la inminente entrada en operación de APM Terminals en enero de 2018, según Ann Mckinley, presidenta del puerto estatal. Archivo/La República
Enviar

A 11 meses de que entre en operación la nueva Terminal de Contenedores de Moín (TCM), la empresa estatal Japdeva prepara la salida de un alto porcentaje de sus empleados de los puertos caribeños.

Aunque no se sabe a ciencia cierta cuántos trabajadores se quedarán sin empleo, lo cierto es que el recorte debería ser significativo, ya que con la nueva TCM, al menos el 60% de la carga que hoy recibe Japdeva, será atendida por la empresa APM Terminals.
Esto implica que de los ¢64 mil millones que obtuvo Japdeva en ganancias el año pasado, al menos ¢38 mil millones no se hubieran cobrado si la nueva terminal estuviera operando.
En estos momentos, Japdeva cuenta con 1.465 plazas, de las cuales, 1.354 tienen nombramiento y el resto son vacantes.
Al mes, el puerto estatal invierte unos ¢1.235 millones solo en remuneraciones básicas, de acuerdo con Japdeva, mientras que la Contraloría señala que el 45% de los ingresos del puerto estatal se usan para pagar salarios e incentivos.
La competencia que se avecina es una oportunidad para “remozar” la estructura organizacional que data de 1989, de acuerdo con Ann Mckinley, presidenta de Japdeva, quien considera los despidos como “obligatorios y necesarios”.


“La cantidad de plazas en que debe reducirse la planilla, aún no se ha determinado, eso va a depender de los resultados de la revisión de la estructura organizacional, frente a los procesos que se estarían desarrollando, con la reducción y la atención de nuevas cargas, que definirán la cantidad de personal operativo y administrativo, para atender la demanda del servicio, y cumplir con el reto de mantener la sostenibilidad con servicios portuarios eficientes y competitivos”, agrego Mckinley.
De los empleados actuales, al menos un 3% tendría que ser contratado por APM Terminals, de acuerdo con el contrato con dicha empresa, no obstante, se trataría apenas de unas 42 personas.
Ante esta situación, Mckinley promueve un proceso de pensión entre los trabajadores que ya cumplen los requisitos, además de un programa de traslado horizontal para que algunos funcionarios vayan a otra institución pública, o bien, la movilidad laboral.
Una vez que la empresa APM entre a operar, Japdeva se asumirá únicamente la carga que venga en container, específicamente la que transportan los barcos denominados “full container”, es decir, aquellos que solamente transportan contenedores.
Esto quiere decir que Japdeva, en Limón y Moín, deberá atender el resto de la carga convencional, en cuenta los barcos que transportan carga mixta, además de graneles líquidos y sólidos, carga general y paletas de banano, entre otros tipos.
Sin embargo, en 2018 cuando entre a operar la terminal de APM en Limón, se cambiará la logística regional, ya que al atender buques tipo postpanamax de hasta 8.500 contenedores, se evitará en muchos casos la necesidad del transbordo para mercados más lejanos.
“La capacidad de APM Terminals incrementará la actividad naviera del país, lo cual generará un aumento del 23% en el comercio. Debido al desarrollo de una infraestructura portuaria de primera línea, se podrán atender buques portacontenedores en un tiempo menor. Se estima que la espera y el atraque de los navíos se reduciría en un 61%, lo cual aumentará la eficiencia de la actividad portuaria nacional”, dijo Kenneth Waugh, gerente general de dicha empresa.

Amenaza

Al menos un 60% de la carga que hoy opera Japdeva, será trasladado por la empresa APM Terminals, por lo que el puerto estatal tendrá que hacer recorte de personal, ya que sus gastos son muy elevados (cifras en miles de millones de colones).

Año Ingresos Egresos Remuneraciones
2016 64 43 29
2015 61 40 28
2014 59 39 27
2013 40 36 25
2012 35 31 22

Fuente Contraloría General de la República

Ver comentarios