Canon de APM Terminals no financiará salarios en Japdeva
El puerto de Japdeva perderá el 60% de la carga que atiende en estos momentos, una vez que APM Terminals empiece a operar en 2018. Archivo/LA REPÚBLICA
Enviar

El canon que pagará anualmente APM Terminals para operar su megapuerto a partir de 2018, no se utilizará de ninguna forma para financiar las remuneraciones y los pluses salariales de los funcionarios de Japdeva.

El hecho de que la institución estatal pierda el 60% de la carga que hoy atiende, cuando arranque el gigante portuario holandés, no significa que Japdeva pueda tomar el dinero del peaje, el cual está destinado a invertirse en la provincia de Limón.

Ante esta situación, Japdeva deberá apostar al trasbordo, a la atención de buques mixtos, al turismo y a un puerto granelero para subsistir, dijo Ann McKinley, presidenta de Japdeva.

Ayer, precisamente se firmó una cláusula de confidencialidad con el Banco Nacional, para administrar los recursos del canon por medio de un fideicomiso, que al cabo de tres décadas significarán casi unos $1.000 millones. Solo para 2018 se pretende que este peaje genere unos $12 millones.

“Ni un solo dólar del canon se desviará de los programas que se definan para el fideicomiso. Nuestro objetivo es que los proyectos tengan un impacto provincial y no regional, que genere encadenamientos productivos, empleos y mejores condiciones de competitividad en Limón”, dijo McKinley.

Mientras tanto, los limonenses pidieron a la jerarca que dé a conocer los proyectos que Japdeva impulsará con el dinero del canon, ya que si no se hace nada, no se puede descartar que se utilice para pagar la planilla de la institución estatal.

La preocupación se debe a que con la reducción de la carga que recibe la Junta, mermarán los ingresos del puerto estatal, mientras que los gastos de remuneraciones son fijos, dijo Randy Gordon, secretario de la Cámara de Comercio y Turismo de Limón.

Solo el año pasado, las remuneraciones consumieron el 71% del presupuesto, de acuerdo con la Contraloría.

“Más del 50% de la carga de Japdeva se perderá cuando entre a operar APM Terminals y a nosotros nos preocupa sinceramente que ese dinero del canon se vaya en el pago de la convención colectiva de Japdeva, si no se dice claramente cuáles serán las obras que se financiarían”, dijo Gordon.

Mientras tanto, los trabajadores de la Junta están conscientes de que no pueden tomar los recursos del canon para la planilla y consideran que Japdeva debe “diversificarse y promover la movilidad laboral”, para competir.

En ese sentido, se deben tomar nichos portuarios que no tienen atención, aseveró Ronaldo Blear, secretario del sindicato de trabajadores de Japdeva.

El dinero del canon alcanzaría de sobra para construir un nuevo hospital regional por $55 millones, o bien, para financiar una nueva marina para atraer turismo por $10 millones.

Asimismo, se podría construir una zona franca industrial en el Caribe, así como un parque tecnológico, una planta de biodiésel y etanol y pagar por el programa de la cuenca binacional del río Sixaola, entre otras obras.

201606302031370.rec-8.gif


Ver comentarios