¡Astucia de zorro!
Pablo Herrera es cercado por los guerreros, Maurin Vieira y Luis Steward Pérez.www.imagenesencostarica.com/La República
Enviar

¡Astucia de zorro!

Remate de tiro libre de Carlos Hernández decidió partido muy cortado

En menos de 20 minutos ya el árbitro central Andrés Alpízar había mostrado cinco tarjetas amarillas, prólogo de un juego muy cortado entre Cartaginés y Pérez Zeledón, ganado por los anfitriones gracias a un destello de un “viejo zorro” que acomodó en los cordeles de McFarlane un remate de tiro libre picado y complicado en el minuto 61.

201408312220080.a111.jpg
Los guerreros del sur llevaron la iniciativa en la primera parte apoyados en la potencia de su medio campo con Félix Montoya y Jorge Davis que anularon la creatividad de Paolo Cardozo y Néstor Monge, mientras Vieira se las arreglaba en piques cortos de velocidad con Pablo Herrera.

Daniel Quirós intentó sorprender a McFarlane que voló para desviar, luego un tiro libre de Gatgens lo desvió Luis Torres, pero fue Pablo Herrera el que desperdició una gran ocasión de gol cuando solo ante el portero canalero la botó.
Ahora, no crean que se jugaba un partidazo, hechos aislados en las áreas como el filtro que metió Cabalceta y que Luciano Bostal se la pegó al portero. Eso era un gol.
Demasiado aisladas las líneas de cada equipo facilitaron el trabajo de piernas fuertes como Randall Alvarado, Andrés Sanabria, Roy Myrie y Rigoberto Salas, de manera que el 0-0 al final de la etapa se analizó lógico.
En el segundo tiempo Randall Alvarado solo ante McFarlane se la tiró al cuerpo y al minuto 10, Carlos Hernández entró por Cardozo. Enseguida se dio una falta innecesaria de Myrie a Quirós, tiro libre que “El zorro” depositó en los cordeles del panameño con un remate largo, picado e incómodo, que sería el único gol del partido.
Marvin Solano hizo variantes, Mauricio Wright también, los dos equipos se desordenaron tácticamente y jugaron a lo que fuera saliendo y en ese enredo táctico, Carlos Hernández tuvo una segunda oportunidad que remató desviado, pero fue Félix Montoya al que le cayó un manjar en su pierna derecha para empatar, pero su bólido seco se quedó en los guantes de Luis Torres, excelentemente ubicado.
Venció Cartaginés y su leal afición salió feliz de la vida cantando aquel azul, azul y el vive, vive, Cartago vive.

 

Gaetano Pandolfo
[email protected]
@La_Republica

 


Ver comentarios