Enviar
ASI LOS VIMOS
GAPARI

COSTA RICA

Navas: salió bien a atrapar algunos centros, menos uno; tuvo suerte de que no picara adentro el balón que rebotó en el poste, en la única acción de peligro real en su portería.
Salvatierra: sigue sin encontrar su buena forma; entrega muchas pelotas al rival y se está apresurando en los despejes a lo que salga. Tiene que afianzarse.
González: le pasó la rasuradora a Shakes y prácticamente lo afeitó sobre la raya trágica, en la acción más emotiva del ataque local. Fatal en el servicio del balón.
Miller: un partido demasiado tranquilo; el rival no inquietó, no sumó hombres en ofensiva, de manera que Roy cortó lo poco que llegó sin apremios.
Oviedo: finalmente apareció el Bryan que todos queríamos, metido en ataque, corriendo la línea y sirviendo con sentido práctico. Le puso dos goles a Saborío, uno abajo y otro arriba, con la complicidad de un lateral que no supo marcarlo.
Cubero: con más hambre que Azofeifa; con más afán de mostrarse para ver si cruza el charco; con más ilusiones en su carrera profesional, ya logradas por otros, refrescó la medular ante un rival inoperante.
Barrantes: junto con Saborío, Michael fue figura; ya había jugado bien ante El Salvador y ayer aumentó la cuota de eficiencia; enseña muy buen nivel y maneja con acierto los fundamentos del juego: marca, servicio, espacio, remate, visión. Punto altísimo.
Castillo: tuvo una oportunidad de gol en ofensiva; achicó el portero Williams; manejó el ritmo del juego y sin presión que lo asfixiara abrió juego por los dos costados, a Oviedo y Campbell. Finalmente Costa Rica jugó con un diez y no solo por el número en el uniforme.
Rojas: en el mero cierre por centímetros impidió que dijéramos: no hay quinto malo. Muy buen partido de Oscar, rápido, entregado, con honor y ganas.
Campbell: repite y repite una jugada que tiene patentada; entra por la derecha, cambio de pierna y remate, por esa ruta buscó el gol y desde esa zona le puso el 2-0 a Saborío. Como premio a sus afanes de gol, se lo encontró de forma hermosa con un remate —sombrero que el Niño Torres no supo hacerle a Buffon en la Eurocopa.
Saborío: un triplete de ensueño que sobre todo lo encontró ubicado en el punto exacto; su mejor gol fue el segundo, de cabeza a centro de Joel; en los otros dos hubo complicidad de los rivales, ridícula estirada del portero (1-0) y tres defensas que lo ven rematar de cabeza sin intervenir (3-0).
López: despejó con buenas diagonales.
Mora: muestra limitaciones físicas.
Borges: por poco y se encuentra un “golcito” por ahí.

Nota: apreciaciones del columnista gracias a las transmisiones de lo canales 7 y 6.
Ver comentarios