Enviar
ASI LOS VIMOS

Alajuelense

Quesada: usó muy bien sus puños y le hizo un paradón a Armando.
Clark: finalmente dibujó en ofensiva el partido que los manudos soñaban.
Dawson: agresivo en defensa, se dio a respetar.
Marín: acción determinante, cuando se cruzó a despejar rebote de Alfonso a remate de Centeno.
Palma: sin miramientos, dio duro a lo que se acercó.
Castro: punzante en ofensiva, pieza vital en el 3-0.
Valle: el novato jugó como veterano; marcó a Centeno con intuición, por zona, con inteligencia.
Oviedo: frío, pausado, atento; exacto su remate de penal y pase mágico a Gabas para el tercero.
Gabas: partidazo de Pablo; fue el 10 de la Liga, hizo estragos en las espaldas del binomio de ataque. ¡Golazo!
Fernández: locomotora humana, jugó encendido y ningún morado lo pudo cazar. Los rompió a todos.
Solórzano: Nico fue otro que se jugó un partidazo; picante, veloz, le fue a todas con sangre.
Ramos: siguió bien la labor de Castro.
Rodríguez: casi, casi anota.
Camacho: solo cinco minutos.


Saprissa

Navas: crucificado.
Loaiza: le cometieron un penal no sancionado.
Drummond: yerro y gol erizo, luego reaccionó bien.
Sequeira: rebasado por la velocidad de Argenis.
Robinson: demasiado agresivo, le encanta pegar y pegar.
Balladares: un colador.
Paniagua: no se confirma; Gabas lo enloqueció.
Russel: Oviedo le ganó el territorio.
Centeno: perdió el carácter con la sucesión de pases erizos.
Alonso: cerca del gol, Alfonso se lo negó, errático en los centros.
Arrieta: secado entre Dawson y Palma.
Waston: pivote receptor de aviones, Marín le jugó en la nuca.
Cordero: buen relevo en la cintura.
Solís: reapareció y enseñó sus fintas.
Ver comentarios