Enviar
Así los vimos


Costa Rica


R. González: la figura del juego, salvó a Costa Rica de cuatro o cinco anotaciones. Eso sí, le regaló al rival demasiados despejes de puños que no fueron goles por milagro.

Harris: demostró ser el mejor en su puesto aun reconociendo que Irán entró mucho por su sector. Por esas decisiones inexplicables de Medford, no jugará ante Jamaica y se pierde fogueo vital.

Umaña: se acomoda bien a la línea de tres a pesar de que aparece poco. Michael aprovecha las pocas oportunidades y da a entender que se puede contar con él.

Cordero: irregular, Irán cocinó acciones de gol en la zona caliente que es territorio del líbero y ahí el número 18 hizo fiesta.

Badilla: floja actuación; lo quebraron defensivamente y no mostró sus acciones de anticipación y garra acostumbradas.

L. González: en las pocas acciones ofensivas en que Costa Rica mostró talento e inteligencia, figuró Leo. Punto alto.

López: nos agradó mucho la intención repetida que mostró de filtrar en ataque pases verticales; pocos llegaron a su destino, pero es buena señal en un medio recuperador.

Centeno: un tiro libre escalofriante que por milímetros no fue gol; soportó una marca a presión del ocho, capitán iraní, y oxigenó el espacio escondiendo bien la pelota.

Hernández: otro que bombardeó de tiro libre y por poco anota; dibujó una mejor presencia física, luce más delgado y aprobó el examen del cuerpo técnico.

Alpízar: si un número nueve no hace un remate a marco en 60 minutos, no se puede calificar bien su trabajo.

Núñez: nos dio la impresión de que el árbitro no lo ayudó a terminar con mayor éxito algunas incursiones individuales. A pesar de mostrar una sequía de remate idéntica a la de Alejandro, sentimos que “Mambo” va aprobando las pruebas.

Sunsing: en media hora no pudo mostrar sus lunas liberianas. Se escondió mucho por la izquierda. Ocupa más minutos.

Jiménez: algo desconcentrado, sirvió pases erróneos en mitad del campo.

Fonseca: Danny entró con propiedad, con personalidad y tuvo presencia de mundialista.

Solís: en seis minutos es difícil enseñar talento.
Ver comentarios