Vilma Ibarra

Vilma Ibarra

Enviar
Miércoles 11 Febrero, 2009

Apuesta a la acción... ciudadana

Hablando Claro
Vilma Ibarra

El PAC se debate vigoroso y rebelde. Como una oruga que rompe su espacio seguro y protegido para batir alas. Obviamente, esta no es una descripción política de la situación. Es solo la imagen que me viene a la mente, siguiendo las noticias sobre el avivamiento de la lucha interna en las tiendas de la acción ciudadana. Y así debe ser. Como su nombre. Hay que dejar de lado la absurda idea de que la democracia es consenso sepulcral. Ciertamente en sus primeros años, el PAC debió designar candidaturas, si no a dedo, al menos a tientas y a ciegas, en reducidísimos círculos y confiando en la esperanza y la ilusión que abría a los desencantados de la “política tradicional” una nueva insignia. Así se alzó la figura de Ottón Solís como líder indiscutible de la “gente PAC” y titular seguro de la nominación presidencial. Bien ganada, por supuesto. Eso no está en tela de duda.

Pero el PAC, como las personas cuando pasan los años, está obligado a madurar, a dar un salto cualitativo y cuantitativo para asumirse como una opción real de poder y eso pasa por abrir las puertas de la participación. Es tiempo de avanzar. Y la manera indiscutible de demostrar su decisión de crecimiento y madurez es con una convención abierta, como lo defiende en voz alta Epsy Campbell.
Claro que esta no es una idea fácil de asimilar a lo interno y como todo cambio, especialmente para nosotros los ticos y particularmente para la ideología que ha imperado hasta ahora en el PAC, genera mucho temor. Alguien me dijo ayer que doña Epsy debería explicar cuáles votos pretendería atraer a una eventual aspiración suya reclamando una convención abierta. Algunos temen que se les “infiltren los mariachis”. Otros me han dicho que ella busca los votos de la izquierda que no ve con buenos ojos a Solís. Otros como yo, creemos que tiene todo el sentido del mundo que aspire a buscar los votos de todo lado, para “juntar” al menos los 800 mil que ocupará el PAC para alzarse con las elecciones del primer domingo de febrero próximo. Después de todo la idea es abandonar ya el segundo lugar.

Basta con repasar las encuestas de intención de voto y adhesión partidaria para entender la fuerza de ese argumento. Don Ottón es por mucho, más fuerte que el mismo partido, pero está lejos de alcanzar a los más fuertes aspirantes liberacionistas que, por lo demás, ya se baten en una contienda que empieza a calentar en un partido político, que guste o no, es el más sólido que tenemos; con una base “ciudadana” que se la deseara cualquier otro, con un ejercicio gubernamental que le favorece y dos precandidatos jóvenes con fortalezas propias que en este momento los hacen aparecer, junto con el propio presidente Arias, como los tres líderes políticos con percepciones más favorables entre los costarricenses.
¿Cómo no va a asumir el PAC el reto y la oportunidad de ir a una convención abierta siendo que sus dos figuras políticas más atractivas (4° y 5° en las preferencias del electorado) parecen estar dispuestas a batirse en la arena (doña Epsy nos está haciendo comernos las uñas a la espera que termine su “proceso de decisión”) sin ataduras y siendo que Acción Ciudadana tiene además por definición su convicción puesta en la gente?
Precisamente por eso —asumo yo—, don Ottón ha decidido aceptar el duelo que le propuso Epsy Campbell. Por ahora, un duelo mediático. Pero con muchos visos de ser un verdadero duelo político partidario.