Roberto Dobles

Roberto Dobles

Enviar
Lunes 15 Febrero, 2016

A pesar de la seria situación económica y fiscal que el país tiene y de las crecientes importaciones petroleras, la política actual no busca tomar ventaja de estos recursos energéticos y fiscales para beneficiar su economía y sus habitantes

Análisis en la Asamblea Legislativa

Una Comisión Especial de la Asamblea Legislativa analizó los proyectos de exploración de gas natural y petróleo ejecutados en varias zonas del país, incluyendo los realizados a través de alianzas entre Recope, Petróleos Mexicanos (Pemex), PetroCanada y el Banco Mundial, que desarrolló capacidades nacionales y localizó yacimientos potenciales adicionales a los que ya se conocían.

Además de la participación de las anteriores empresas, estos proyectos contaron también con la participación de universidades extranjeras y nacionales y de otros expertos y empresas internacionales de gran renombre.

Yo tuve el honor de dirigir al más alto nivel estas alianzas y estos proyectos de exploración, donde trabajaron gran cantidad de profesionales y técnicos nacionales, los cuales recibieron una amplia capacitación dentro y fuera del país.

El Informe Afirmativo de la Comisión Especial, aprobado unánimemente por todos los diputados presentes de diferentes partidos políticos, indicó lo siguiente sobre la información del potencial nacional, el desarrollo de las capacidades nacionales y la intervención de Recope en estas alianzas estratégicas:

“Esta Comisión considera positiva la decisión de los funcionarios de Recope que, durante la década pasada, iniciaron el programa de exploración petrolera, gracias al cual, el país cuenta hoy con información de mucho interés.

Otro aspecto a considerar, es el resultado de los convenios internacionales que han sido determinantes para obtener los niveles de información que se tienen a la fecha.

Parte de los aspectos positivos de este programa son:
a) Personal costarricense capacitado en las áreas de exploración y explotación de hidrocarburos.
b) Más de mil millones de colones en activos como maquinaria y equipos para pozos petroleros y otro material de apoyo.


c) Gran cantidad de muestras, datos e informes sobre el subsuelo costarricense, tanto de su territorio marino como terrestre, útiles no solo en el campo petrolífero sino para otros fines como estudios sismológicos.
d) Laboratorios de geoquímica, paleontología, mineralogía y otros, con instrumentos de primer orden.

Creemos que los paquetes de información sobre el potencial petrolífero de Costa Rica, obtenidos durante esa década, así como el equipo y laboratorios a que hicimos referencia, debe estar debidamente resguardado y obtener de ellos la mayor de las ventajas para el futuro de esta actividad en Costa Rica”.

Dos años después la Asamblea Legislativa aprobó por amplia mayoría la Ley N°7399 que modernizó el marco jurídico de la exploración y producción de gas natural y petróleo en el territorio nacional.

A pesar de la seria situación económica y fiscal que el país tiene y de las crecientes importaciones petroleras, la política actual no busca tomar ventaja de estos recursos energéticos y fiscales para beneficiar su economía y sus habitantes, como lo hacen exitosamente muchos países, como Noruega, que es uno de los líderes mundiales en el desarrollo sostenible y el desarrollo humano.