América es un balón
Enviar
América es un balón
Argentina reúne a las principales figuras y selecciones del orbe
Doce selecciones en torno a una competencia de fútbol. Diez de Suramérica y dos de Concacaf. Hoy Argentina y Bolivia, a las 6.45 p.m. (hora de C.R.), le darán vida a una nueva edición de la Copa América.
Argentina con Lionel Messi, Brasil con Neymar y Paulo Henrique Ganso y Uruguay con Diego Forlán encabezan el menú de una irresistible Copa América que se transmitirá por televisión a 198 países y que pretende convocar a casi 800 mil espectadores en los ocho estadios que la albergarán.

Messi es el mejor del planeta, coleccionista de títulos y Balón de Oro; Neymar y Ganso campeones de la Libertadores y máximos referentes de la renovación del “jogo bonito” brasileño y Forlán el mejor jugador del último Mundial.
Argentina, que ante Bolivia inaugurará la competición, es la favorita de aquellos que la ven como la más capacitada para triunfar, de los que entienden que en casa no se le puede escapar el título y de quienes liberan presiones y se las cargan al que lleva la mochila más pesada.
Los argentinos asumen la “obligación” que tienen de ganar el torneo después de 18 años sin títulos, el último de ellos en la Copa América de Ecuador 93, y admiten, como ha dicho el medio centro Javier Mascherano, que “es hora de ganar algo”.
Brasil acude al torneo con los dos títulos recientes en su poder (2004 y 2007) y, finalizado el ciclo de Dunga, con Mano Menezes en el banquillo, el seleccionador que ha decidido renovar el equipo con futbolistas que tienen, además de talento, ilusiones propias de la juventud y hambre de gloria.
La selección de Uruguay se presenta en el torneo prácticamente con la misma plantilla que contra todo pronóstico llegó a las semifinales de la Copa del Mundo de Sudáfrica 2010.
En Paraguay calaron hondo las afirmaciones del técnico Gerardo Martino, quien ha dicho que al equipo que dirige y a él mismo jamás se les ocurriría ir a un torneo “para ver qué pasa”, y que su objetivo es ganar.
Los cambios fueron bruscos en los últimos tiempos en Chile. Dimitió Marcelo Bielsa como seleccionador y asumió Claudio Borghi, quien afirmó que “sería extraordinario” ganar la Copa América, con un equipo “muy respetado, que puede aspirar al título”.
Como otros seleccionadores, Borghi proclama que su gran objetivo no es la Copa América, sino la clasificación para el Mundial 2014, lo mismo que ha dicho en reiteradas ocasiones Hernán Darío Gómez, responsable de la selección de Colombia.
“La Copa América todo el mundo quiere ganarla y yo también, como quiero ganar todos los partidos que jugamos, pero moriría si no voy al Mundial; en cambio, si me va mal en la Copa América no me muero”, aseguró el “Bolillo”.
Con el ñandú como mascota, la 43 edición del torneo de selecciones de fútbol más antiguo del mundo espera generar un movimiento económico de $1.000 millones, el doble de Venezuela 2007.

Consulta: EFE y página del torneo
Cristian Williams
[email protected]

Ver comentarios