Ahorrar a plazo seduce a ticos
“Cada cliente debe buscar el instrumento de ahorro que más se adapte a sus condiciones y planes”, recomendó Luis Diego Herrera, economista de Acobo. Esteban Monge/La República
Enviar

Cada vez más costarricenses optan por ahorrar mediante certificados a plazo en bancos públicos y privados, debido a que obtienen mejores condiciones y rendimiento que en las cuentas corrientes.

Se trata de un monto que se guarda en una entidad financiera por un periodo determinado, entre un mes y cinco años, con la salvedad de que los recursos no se pueden tocar en ese tiempo.

La rentabilidad es mayor que en una cuenta de ahorro porque las entidades pagan el compromiso del usuario de no retirar el dinero.

Además, el único requisito para abrir uno es contar con una cuenta bancaria, por lo que es muy atractivo para los clientes.

Unos ¢8,2 billones era el monto disponible en el Sistema Bancario Nacional por concepto de certificados a plazo hasta agosto pasado, ¢4,6 billones pertenecen a bancos estatales, mientras que los privados tienen los restantes ¢3,6 billones.

En promedio este saldo tiene un crecimiento anual del 20% desde 2008.

Los bancos mantienen tasas fijas durante el periodo de ahorro que el cliente elija.

Así por ejemplo, Davivienda paga intereses de hasta un 6,5% por un año, en colones; en dólares, compensa con el 2,5% por ese mismo tiempo.

"Los certificados de ahorro a plazo son un instrumento muy utilizado por los clientes Davivienda, seguimos mantenemos nuestra cartera tanto en colones como en dólares", comentó Laura González, gerente de productos pasivos de ese banco.

El Banco Popular retribuye un 7,5% a un año y sube hasta el 8,1% si el cliente mantiene los fondos cinco años, esto en moneda local; por ahorrar en dólares, las tasas van del 3,1% hasta el 4,4%.

En el caso de Scotiabank, paga hasta un 7,1% en colones y el 3,6% en moneda extranjera.

Para abrir un depósito a plazo se requieren montos relativamente bajos, dependiendo la moneda: en colones se inicia con ¢50 mil, mientras que en dólares inicia en $500; no obstante, los montos podrían variar dependiendo de cada entidad.

“Con este instrumento el usuario recibe réditos desde la fecha en que se realiza el depósito, lo cual le permite capitalizar mejor su liquidez y reafirmar el habito del ahorro”, comentó María Isabel Cortés, directora ejecutiva de la Asociación Bancaria Costarricense.

Otra de las ventajas que tienen estos certificados es que funcionan como garantía en caso de que el cliente quiera solicitar un crédito, siempre y cuando sea con la misma entidad.

Además, al ser considerados como títulos valores, se pueden negociar en el mercado bursátil nacional o endosarlo a un tercero.

“Para ahorrantes pequeños lo ideal son certificados de este tipo o inclusive combinarlos con cuentas a la vista; lo más importante es tener en orden las finanzas y buscar la alternativa que les genere el mayor rendimiento posible”, explicó Luis Diego Herrera, economista de Acobo.

Actualmente los bancos promueven el ahorro en colones, esto con el fin de evitar movimientos abruptos en el tipo de cambio, como el que ocurrió a mediados de año. 

Para ello suben las tasas de interés que pagan al ahorrante, a esto se le denomina premio y viene recuperándose tras estar varios meses en cifras negativas. 

 


Ver comentarios