Ahogados en la orilla
Celso Borges se empleó a fondo para marcar al capitán DaMarcus Beasley, en un cerrado duelo que ganó Estados Unidos. Stan Honda-AFP/La República
Enviar

Ahogados en la orilla

Al quedar segunda del grupo Costa Rica se mide el domingo ante Honduras

Costa Rica amarró 82 minutos a Estados Unidos, le quitó la pelota, lo espero, le controló el juego y hasta le desapareció a su goleador Chris Wondoloswski, pero bastó un despiste para, como usualmente sucede ante los norteamericanos, terminar perdiendo.

201307162204380.a44.jpg
Y es que aunque en su momento Jorge Luis Pinto expresó que a él no le ganarían un partido en el epílogo, ayer le pasó, y de la manera más cruel para un maestro del juego defensivo, por medio de un contragolpe, es decir, doble dolor.
El colombiano armó su equipo como más le gusta, apostando a no pasar el menor problema y ante el primer rival de verdad en esta Copa Oro, volvió a poblar la defensa, a resguardar con cinco hombres a Patrick Pemberton.
Y funcionó porque, de no ser por la anotación y un error de comunicación entre Giancarlo González y Pemberton, la noche hubiese sido muy tranquila para el cancerbero, que en la mejor acción le quitó el gol a José Torres tras un tiro libre.
Con la defensa bien armada, lo que sigue, al igual que siempre, fue otra cosa. Es decir, de la media para adelante la producción es raquítica, sin peso ni profundidad, donde Jairo Arrieta, ni fu ni fa, y Kenny Cunningham hizo un tremendo desgaste pero en solitario.
Bueno, así ha sido Costa Rica, controla al rival, lo duerme y cual víbora, en el momento menos pensado lo liquida, solo que ante Estados Unidos, con todo el morbo que acarreaba por lo sucedido en Denver, no fue igual.
Y es que cuando el juego agonizaba, cuando el empate era una realidad, y Costa Rica estuvo a punto de anotar gracias a un centro de Celso Borges que remató Carlos Johnson y se estrelló en el horizontal, llegó el gol, pero de Estados Unidos.
El rompimiento fue rápido, la pelota en tres pases pasó de área a área, y en ese tránsito la puso Landon Donovan al recién ingresado Brek Shea, quien cara a cara ante Pemberton hizo el tanto de la victoria.
No hubo tiempo para reaccionar, una vez más, como casi siempre que se juega ante Estados Unidos en su casa, con nieve o sin nieve, se termina perdiendo.
Ahora será el domingo a las 2 de la tarde que ante Honduras se busque un campo en las semifinales.

Cristian Williams Méndez
[email protected]

Ver comentarios