Enviar
Sábado 15 Marzo, 2014

Necesitamos regresar al país serio y respetuoso, de firmes convicciones morales y de nuestra Constitución Política. Seremos hombres y mujeres de bien


Voto por la democracia

Esta es la oportunidad que tenemos los costarricenses de votar por un cambio y por la democracia. El 6 de abril con transporte, con almuerzo o sin él, iremos temprano a las urnas, sin abstenciones ni votos en blanco donde ejerceremos nuestro derecho, recordando una vez más que Costa Rica es la democracia más vieja de la América Latina.
Las protestas quedarán atrás como las falsas promesas compradoras de votos. Nuestra meta ahora es la consolidación de la paz, la tranquilidad, la confianza para lograr el anhelado sueño del cambio.
Se terminan los años de llevar palo con estos gobiernos que no han servido más que para el beneficio de grupos de privilegiados y que por estos grupos, la mayoría de los ciudadanos ha estado en el olvido.
Este 6 de abril daremos el cambio pero también, vamos a tener la oportunidad de exigir. Queremos derechos para todos. Con el retiro de un candidato de la contienda, el camino se allana para un hombre honesto, capaz, que está preparado para gobernar, pero con el apoyo de todos.
El país necesita crecer, tirar al abismo la corrupción y solo se podrá lograr con un gobernante que tenga capacidad, que sea valiente, sin ataduras y sin improvisaciones.
Ni figurines ni dioses queremos, lo que Costa Rica necesita tener es un presidente de verdad, que nos pase de ser electores sufridos y aguantadores a electores llenos de esperanza.
Le exigiremos a este nuevo presidente ser muy cercano a la ciudadanía para que así, juntos, erradiquemos para siempre los sinsabores y las cosas perversas que nos han atormentado últimamente.
La corrupción añeja en el país, se ha descarado en los últimos gobiernos, donde muchos funcionarios de alto y mediano rango se aprovecharon para robar y eso, tendrá que ser tomado en cuenta por el próximo presidente al escoger a sus colaboradores.
No queremos tener expresidentes “lavándose las manos como Pilatos”, expresándose mal de la persona que han llevado al poder, sin duda, serruchándose el piso y enterrándose con el muerto.
Este 6 de abril no solo será ir a votar sino que se requiere que la ciudadanía sea lo más participativa posible contra la corrupción, la impunidad de funcionarios y diputados, que andan por ahí escondiéndose de la justicia.
Costa Rica, que no tuvo mafia ni sicarios, ya los tiene y están caminando por el territorio nacional como “Pedro por su casa”. Tampoco tenía seudomoralistas en los poderes de la República.
Sí tenemos una urgencia en el país, recaudar bien los impuestos para hacer una buena distribución, una moral intachable que se oponga al matrimonio de personas del mismo sexo y al crimen en contra de los que no pueden defenderse (el aborto).
Necesitamos regresar al país serio y respetuoso, de firmes convicciones morales y de nuestra Constitución Política. No más bla-bla, descalabros, platos de babas ni paños tibios. Seremos hombres y mujeres de bien. Este 6 de abril salgamos a votar por el país que todos queremos y necesitamos.

José Eliseo Valverde Monge

Médico