Una bestia bateando
Enviar
Una bestia bateando
Josh Hamilton se proyecta a la triple corona con unos promedios escalofriantes

En la pretemporada se fue a tomar unos traguitos a la zona rosa de Arlington, a los mismos bares que frecuentan las muy “sociales” hijas de George W. Bush, zona que personalmente tuvimos la oportunidad de visitar con el exfutbolista del Alajuelense, José María “Chema” Campos en el 2001, cuando viajamos a casa de su hijo en Dallas a presenciar una serie entre los Vigilantes y los Indios.
Josh Hamilton, el jardinero central de los Vigilantes de Texas, con severos problemas de alcoholismo y otras adicciones, tuvo una rápida recaída en la pretemporada de este año, se salió brevemente de su programa de recuperación y para su suerte, su compañero de equipo Ian Kinsler lo sacó de la cantina y lo puso de nuevo en el camino correcto.

El zurdo de Texas trabajó bien la pretemporada y ahora encabeza todos los departamentos de bateo de la Liga Americana, aparte de que entró la noche del pasado martes en un club muy exclusivo, uno que solo constaba de quince personas, y es que el outfielder estrella de los Texas Rangers fue el decimosexto jugador en la historia en conseguir 4 jonrones en un mismo partido. La última vez que esto pasó fue en septiembre de 2003, cuando Carlos Delgado lo hizo con el uniforme de los Azulejos.
Tan solo un lanzamiento del pitcher rival fue necesario para que Hamilton abriera el marcador con el primero de sus cuatro vuelacercas de dos carreras. Ya en la tercera entrada, la bola sobrevolaba el field opuesto para aumentar la ventaja. Después de un doble en la quinta entrada y con una ventaja confortable para los Rangers, Hamilton castigó al bullpen de los Orioles con otros dos zambombazos en la séptima y octava entrada respectivamente.
Por si esto no fuera poco Hamilton estableció un nuevo récord de bases totales conseguidas en un partido de la Liga Americana. La cifra quedó marcada en un total de 18 bases, ya que además de las 16 correspondientes a los cuadrangulares, hay que sumarle las dos del doble para 5 hits en tantos turnos de bateo impulsando 8 de las 10 carreras de los texanos.
Al acabar el partido, las palabras de todos y cada uno de los presentes eran de admiración hacia el jugador y lo conseguido, rivales y compañeros alababan el hito logrado.
Hamilton fue elegido en el número uno del draft de 1999 por Tampa Bay. Su trayectoria se vio truncada por la lucha que mantuvo tres años y medio contra el alcohol y las drogas y que le apartó de los parques de béisbol. Su carrera profesional renació en el año 2007 con los Rojos de Cincinnati, participando en 90 juegos. Para 2008 pasó a formar parte de las filas de Texas.
El año 2010 consiguió el mejor porcentaje de bateo de la liga, fue elegido como el MVP de la Liga Americana y en postemporada fue elegido como el más valioso de la serie por el banderín de la Liga Americana con promedio a la ofensiva de .350 y siete carreras impulsadas.
El 8 de mayo de 2012 se convierte en el decimosexto jugador en la historia de las Mayores en conectar 4 cuadrangulares en un mismo partido.

Gaetano Pandolfo
[email protected]

Ver comentarios