Logo La República

Lunes, 19 de noviembre de 2018



COLUMNISTAS


¿Quién; YO?

Pedro Oller [email protected] | Martes 17 abril, 2012



¿Quién; YO?

Seguimos dimensionando la inmediatez de la información. Ya no es solo lo que soy y donde estoy. Ya no es solo lo que digo por correo electrónico o publico en internet sino también, la información que siendo pública existe respecto de cada uno de nosotros. Y sirve para todos.
En los Estados Unidos, el caso de Waylon Martin ha ocupado la atención del país porque un chiquillo de 17 años fue acribillado en el pecho por un “vigilante de barrio” de una comunidad amurallada en Miami. El chiquillo era negro, el vigilante de apellido Zimmerman, blanco. ¿Qué tiene esto que ver con lo anterior? Bueno, que un bombero y capitán, vecino de la zona y de nombre Brian Beckmann, publicó en Facebook que: “los jóvenes urbanos” son producto de “fallidos, gilipollas, patéticos, en asistencia social y excusas de padres”.
No es el único. El Rey Juan Carlos I se fue de cacería a Botsuana y se quebró la cadera. Se gastó al menos (porque no encontré constancia del coste de traslado) unos 37.000 euros por el elefante y quién sabe más si sumaba el búfalo que también salió en foto que hoy circula por internet en todas partes.
Aberrante pero no excluyente.
Resulta que al menos 11 agentes del Servicio Secreto de los EE.UU., mientras se cercioraban previamente de la seguridad del hotel Hilton en el que se hospedaría Obama y su séquito, nada más, ingresaron prostitutas al hotel por la noche y uno, tuvo el descaro de no pagar, razón por la que el mundo se entera del incidente.
Ocurrente entonces, Hillary Clinton cuando optó al cierre de una cumbre que no logró publicar acuerdo alguno respecto de su reunión, al irse de rumba y retratarse en el Café Havana sin importarle que — según publicara LA REPUBLICA ayer— no se lograra declaración final, por falta de consenso sobre Cuba y otros temas.
Así las cosas, compatriotas, ¿de qué nos ocupamos en esta Costa Rica tan chiquitica y despreocupadita?
- ¿Por qué perdemos la Caja?
- ¿Por qué, el Ministro de Hacienda no paga lo que debe por el impuesto territorial?
- ¿Por qué, el Ministro de Hacienda recibe sin embargo, una millonada del Ministerio de Seguridad?
- ¿Por qué, la empresa familiar PROCESOS no declare más que pérdidas?
- ¿Por qué, el Director General de Tributación Directa renuncia por el escándalo Herrero a quien defendió hasta el final (costándole el pescuezo)?
- ¿Por qué, al esposo de la Señora Presidente, no le alcance la obligación al menos de renovar la licencia?
- ¿Por qué se otorgan cartas de recomendación como patente de curso?
No nos ocupemos porque no importa. Bajo esta premisa no hay ciudadanía, pero tampoco importa. Pero preocupémonos del mundo angustiante en que vivimos. Aunque sea por tonticos.

Pedro Oller