Enviar
Opción para combatir el narcotráfico
¿Legalizar drogas?

Durante primer semestre del próximo año se abriría debate

Debatir la posibilidad de legalizar el comercio de drogas en América sigue en pie, como una medida para erradicar el narcotráfico.
De lo único que depende es de un estudio.
Ese análisis dará a conocer si es necesario, o no, despenalizar la producción, consumo y distribución de los narcóticos en el continente.
Al mismo tiempo que aconsejará cuáles drogas se pueden legalizar, y sobre cómo el narcotráfico incide en el lavado de dinero y el tráfico de armas de fuego.
La intención es que si el estudio de la Organización de Estados Americanos revela que es conveniente, se legalice a nivel continental y no como un propuesta aislada.
La OEA invertirá $2,4 millones en los análisis que realizará. Por un lado estudiará la estrategia actual de combate al narcotráfico, para medir el impacto que esta ha tenido en los últimos años y por el otro lado, valorará la despenalización como tal.
La intención es dar a conocer los resultados en junio del próximo año durante la Asamblea General de la Organización, que se celebrará en Antigua Guatemala.
Concluido ese informe y con las conclusiones en la mano, la presidenta Laura Chinchilla y su homólogo guatemalteco Otto Pérez Molina promoverán poner el tema sobre la mesa de discusión.
Si bien la mandataria nacional aún no anuncia si está a favor o en contra de la medida, desde un principio promueve la apertura de este debate.
“Los resultados del estudio servirán como base para arrancar la discusión, es necesario analizar nuevas estrategias, ya que las actuales caducaron”, dijo Chinchilla.
De momento, ambos gobernantes impulsarán los diálogos en la Cumbre Iberoamericana, en la Asamblea General de las Naciones Unidas, y demás foros internacionales donde tengan presencia.
A esa conclusión llegaron ayer tras la reunión que sostuvieron en suelo nacional, donde también dialogaron sobre cooperación bilateral en materia de seguridad y en el ámbito cultural.
Semanas después de asumir el poder, Pérez Molina puso el tema sobre la mesa, cuando anunció que plantearía la “posibilidad” de despenalizar el tráfico y consumo de drogas como estrategia para detener los cientos de asesinatos relacionados con esa actividad en la región.
Ante tal propuesta, solo la presidenta Chinchilla se mostró anuente a debatir, aunque dejó claro que no es la única solución y que su implementación se debe llevar a cabo de manera global, pues de lo contrario su éxito sería casi nulo.
En Costa Rica no es ilegal el consumo de drogas, pero sí su comercialización y producción.
Por Centroamérica se estima que transita hasta un 90% de las aproximadamente 700 toneladas métricas de cocaína que entran a Estados Unidos procedentes de Colombia, y se cree que todos los carteles de la droga tienen presencia en nuestro territorio.

Natasha Cambronero
[email protected]

Ver comentarios