Enviar
Dos empresas españolas detrás de terminal en Orotina
Interés despierta nuevo aeropuerto

Nueva estructura sustituirá al Juan Santamaría en 2026

La idea de construir un aeropuerto internacional en Orotina que sustituya al Juan Santamaría apenas está en pañales pero ya capta el interés internacional.
Aena e Ineco, dos empresas españolas, han mostrado interés por desarrollar el proyecto, que está pensado para que entre a operar en 2026.
Representantes de las dos compañías atendieron esta semana a Luis Carlos Araya, viceministro de Transporte Aéreo, para que les diera detalles de la obra.
Los encuentros se llevaron a cabo en el aeropuerto de Barajas, ubicado en la capital de España, confirmó el funcionario.
Construir un aeropuerto fuera del Valle Central se hace necesario debido a la saturación del espacio aéreo que vive la zona, ante el crecimiento de la llegada de vuelos.
La intención es que esta administración pueda terminar los estudios que se necesitan para llevar a cabo la construcción de la terminal aérea.
Les corresponderá a los futuros gobiernos continuar con los trámites. El inicio de la construcción deberá iniciar a más tardar en 2024, según lo planeado.
No se puede antes porque hay un compromiso en el contrato con Aeris, operador del Juan Santamaría, de que si se caen sus ingresos por la construcción de otro aeropuerto, habría que indemnizarlo. La relación con Aeris vence en 2026.
Conocer las dimensiones y características de la terminal no es posible hasta que se completen los estudios que está por iniciar Aviación Civil.
De los detalles preliminares que se tienen del proyecto sobresale que tendría una demanda de unos 12 millones de viajeros.
En caso de que se confirme ese dato, se necesitarían dos pistas de aterrizaje y una terminal al menos tres veces más grande que el Juan Santamaría.
Además se piensa en un sistema intermodal de transporte para poder evacuar a los viajeros desde la terminal hacia otros destinos.
En ese sentido se habla de abrir rutas de autobús y habilitar el tren hacia el Pacífico.
Dónde se ubicará el nuevo aeropuerto es otro asunto que está muy avanzado, pues se valora construirlo en la comunidad de Coyolar, Orotina.
Ahí se tienen identificados tres terrenos que suman 800 hectáreas y que ofrecen condiciones adecuadas para poner un campo de aterrizaje.
La principal ventaja de ese sitio es que al tener solo tres dueños, se supone que facilitaría la expropiación, destacó Araya.
También ofrece elementos de seguridad como buena visibilidad, poca presencia y migración de aves y facilidad de maniobra de las naves, al estar casi a nivel del mar.
Pero hay algo negativo: habrá que movilizar a unas 500 personas que viven en los alrededores del sitio escogido para el aeropuerto por razones de seguridad.
Para la construcción del nuevo aeropuerto el país se hizo asesorar por la Organización de Aviación Civil Internacional.
Aprovechar la experiencia que tiene ese organismo y lograr más transparencia en el proceso es lo que se busca con esa alianza, reconoció el Viceministro.
Qué se haría con el Juan Santamaría es otro tema que se tiene en estudio. Por ahora se valora trasladar ahí las operaciones del Aeropuerto Tobías Bolaños, de Pavas.
En esa pista capitalina se imparten actualmente clases de aviación y servicios de taxi aéreo, vuelos locales comerciales y privados.

Danny Canales
[email protected]
Ver comentarios