ICE demanda al Estado por Super-Internet
Más de 100 mil conexiones de banda ancha pretendía desarrollar el ICE a través del proyecto RANGE. Arte David Barboza/La República
Enviar

Pide a Tribunal que le permita seguir adelante con proyecto RANGE

ICE demanda al Estado por Super-Internet

Pérdidas serían superiores a $21 millones anuales a partir de 2015

No poder llevar a cabo el proyecto de Super-Internet llamado RANGE, llevó al ICE a demandar al Estado y a la Contraloría.
La demanda, presentada ante el Tribunal Contencioso Administrativo, está acompañada de una solicitud de medida cautelar para que se le permita retomar el proyecto. La solicitud fue presentada este lunes.
RANGE es un plan que desarrolla el Instituto desde hace varios años, con el cual busca dotar de unas 100 mil conexiones de banda ancha a diversas zonas del país.
La semana anterior la Contraloría decidió declarar nula la contratación de la firma china Huawei para desarrollar la obra, por considerar que faltaron permisos en el proceso de elección. Por eso ahora la demanda va en contra del órgano contralor.
El problema es que en camino ya se ha desarrollado una serie de pagos y movimientos financieros que ahora ponen en desventaja al ICE. Esa es al menos una de las principales razones que expuso el Instituto ante el Tribunal, para presentar la demanda
“Producto de la anulación del concurso, cuya consecuencia real es la paralización del fideicomiso, se verán afectadas las relaciones contractuales ya establecidas y en proceso de formalización”, dice parte de la demanda, en poder de LA REPÚBLICA.
Una de las principales afectaciones sería a nivel económico. El ICE estima que se dejarían de percibir unos $14,5 millones en 2014 y más de $21 millones anuales a partir de 2015, si el proyecto no se realiza.
Además, para crear el fideicomiso con el BCR, el Instituto había solicitado un préstamo al Banco Nacional por ¢30.800 millones. De ellos se han desembolsado unos ¢157 millones y se genera el pago de ¢1,2 millones de intereses mensuales.
El problema es que para efectuar los pagos se dependía de los ingresos que dejaría RANGE.
También se perderían alrededor de ¢500 millones que el ICE estima ha pagado de su propia caja, para llevar a cabo gastos operativos y administrativos, que implican la contratación de la unidad ejecutora y el concurso, entre otros.
El ICE decidió elegir a Huawei el 6 de junio pasado, pero para crear el fideicomiso el ICE no solicitó el aval de la Contraloría, algo que este órgano estima como necesario.
Ahora mientras las disputas legales apenas empiezan, los usuarios de la entidad que esperaban por un Internet más veloz deberán seguir esperando, o lo peor —y es lo que temen en la entidad— es que busquen alternativas con la competencia.

201309032342110.n33.jpg

Luis Valverde
[email protected]

Ver comentarios