Enviar
Exportadores temen por pérdida de competitividad
Eurobonos: ¿golpe al dólar?

Baja en intereses sería el efecto positivo

La autorización para emitir deuda pública externa sería una presión extra para que el valor del dólar siga bajo en los próximos meses.
Los sectores productivos dependientes de la divisa temen que los eurobonos afecten su competitividad, pues es más caro producir en el país debido a la apreciación del colón.
Sin embargo, efecto positivo de la medida sería una bajada en las tasas de interés de colones, lo que abarataría el crédito.
El gobierno presiona a los diputados opositores que bloquean la aprobación de los eurobonos, bajo la amenaza de que sin el aval los intereses subirán.
La colocación de deuda externa por $4 mil millones en los próximos años tendrá varios efectos en la economía si al final se convierte en ley.
El principal objetivo de la iniciativa es cambiar deuda interna por externa.
Pero esto afectaría el tipo de cambio. Cuando el Ministerio de Hacienda capte dólares en el extranjero, necesitará cambiarlos a colones porque su principal deuda es en moneda local.
La maniobra tiene el efecto de apreciar el colón frente a la divisa.
“Sí cambiaremos plata de deuda en colones, pero lo hacemos de forma ordenada, no debería generar impacto en el tipo de cambio”, dijo Juan Carlos Pacheco, viceministro de Hacienda.
La previsión para este año es colocar al menos $500 millones. Más de la mitad de esos recursos será para sustituir deuda interna. Mientras que el resto para negociar bonos externos que vencen entre 2013 y 2014.
Al buscar Hacienda recursos frescos en el extranjero, liberará mucho dinero que ahora absorbe.
Actualmente el gobierno financia el 95% de sus captaciones en el mercado doméstico, lo que provoca que haya menos dinero para empresas y suban las tasas de interés. Panorama que cambiaría con los eurobonos.
Sin embargo, Hacienda seguirá captando en el mercado local porque debe financiar con deuda los salarios de los empleados públicos.
Asimismo el gobierno gana tiempo, con el endeudamiento externo, para buscar una salida a su situación de déficit.
Por otra parte, las empresas que viven del dólar temen que los eurobonos mantengan el colón apreciado.
Esta situación genera que sus productos y servicios encarezcan.
“Los eurobonos significarán un golpe financiero para empresas exportadoras de bienes y servicios muchas de las cuales se verían obligadas a cerrar sus operaciones”, afirmó Luis E. Loría, director general de la Cámara de Exportadores.
Las compañías turísticas también estarían entre las perjudicadas, por su ingreso en dólares y sus gastos en colones más caros.
El sector estima que ha perdido hasta un 30% de ganancias, en los últimos dos años, debido a que la divisa ha estado pegada al piso de la banda inferior.
“Nos preocupa la posibilidad de que el dólar siga a ¢500 o menos porque dificultará a muchas empresas seguir en operación”, explicó Jason Alvarado, director ejecutivo de la Cámara Nacional de Turismo.
Pese al temor del sector empresarial, no se prevé una caída del dólar por debajo de los ¢500 porque el Banco Central sigue defendiendo el piso de las bandas cambiarias.
De hecho la entidad, en las últimas semanas, defendió el piso de las bandas comprando dólares en exceso.
Además, para garantizar dicha maniobra, la institución aumentará, entre este año y 2013, sus reservas en $1.500 millones. Esa cantidad de dinero será un “blindaje financiero” ante la intervención del gobierno.
Actualmente el Central cuenta con $4,7 mil millones de reservas.
Aumentar las reservas puede ser considerado como parte de la política financiera, pues contribuye a incrementar la confianza de los agentes económicos, sostiene la entidad.
Sin embargo, la caída del valor del dólar en las últimas semanas encendió la alerta del sector financiero y de los empresarios.
La posibilidad de que el Banco Central mueva el piso de las bandas cambiarias hacia abajo es el gran temor de los sectores económicos.
“El Banco no terminará bajando el piso, creo que no sería conveniente porque si se baja, el dólar seguirá cayendo. Segundo, porque el colón está muy apreciado, ya estamos muy caros”, explicó el economista Alberto Trejos.

Oscar Rodríguez
[email protected]


Ver comentarios