Enviar
Aval legislativo es último requisito para su entrada en vigor
Diputados definirán acuerdo con UE

Panamá es aceptada dentro de Sistema de Integración Centroamericana

La entrada en vigor del Acuerdo de Asociación entre Centroamérica y la Unión Europea (UE) quedó en manos del Congreso.
El viernes ambas partes suscribieron el tratado, por lo que el último paso es el aval de los diputados.
En la capital de Honduras, los mandatarios del istmo aprovecharon la Cumbre Anual del Sistema de Integración Centroamericana (SICA) para estrechar lazos con el Viejo Continente.
En dicho acto, fueron los cancilleres de la región los encargados de suscribir el acuerdo, mientras que por la UE, lo hizo Karel De Gucht, comisario de Comercio.
Además se aprovechó para aceptar la incorporación de Panamá al SICA, uno de los últimos requisitos para que se dé la asociación con ese bloque europeo.
Sobrepasando los obstáculos que interpuso en un principio Nicaragua, nación que se oponía a la adhesión de los canaleros, argumentando que las reglas de una unión no estaban muy claras.
La presidenta Laura Chinchilla y sus homólogos Porfirio Lobo, de Honduras; Mauricio Funes, de El Salvador; Otto Pérez, de Guatemala, y Daniel Ortega, de Nicaragua, fueron los encargados de adherir a Panamá, representada por su gobernante Ricardo Martinelli.
La firma del acuerdo con la UE se dio 12 meses después de finalizadas las negociaciones, debido a tres hechos que atrasaban su rúbrica.
La no integración de Panamá al SICA, el proceso de traducción del texto a los 23 idiomas oficiales de la UE y un letargo en comprobar que los términos legales utilizados en las traducciones fueran los correctos.
Cumplidas estas etapas, solo falta por parte de Costa Rica, que la Asamblea Legislativa apruebe su entrada en vigor, mientras que el Parlamento Europeo debe hacer lo mismo, por el lado del Viejo Continente.
Para ello, Anabel González, ministra de Comercio Exterior, planea enviarlo en agosto al Plenario, con la intención de que se apruebe antes que finalice el año, aprovechando el periodo de sesiones extraordinarias, cuando el Poder Ejecutivo maneja la agenda legislativa.
La UE, por su parte, podría tardar unos tres meses más para darle el aval, lo cual ocurriría en octubre próximo, lo que permitiría que entrara a regir en diciembre.
Aunque la firma contempla los tres pilares el comercial, el político y el de cooperación, solo entrará en vigor el comercial, pues los otros dos requieren la aprobación de cada uno de los países de la Unión de manera individual.
Los lazos de amistad con Europa, también se quieren estrechar con un tratado de libre comercio con la Asociación Europea de Libre Cambio.

Natasha Cambronero
[email protected]
Ver comentarios