Logo La República

Lunes, 21 de octubre de 2019



MAGAZINE


¿Cuál era el platillo favorito de Nefertiti?

Redacción La República [email protected] | Lunes 07 enero, 2013



LITERATURA

¿Cuál era el platillo favorito de Nefertiti?

Marilyn adoraba la sopa de tomate. Internet/La República

Además de grandes seductores, Nefertiti y Frank Sinatra compartían su pasión por las berenjenas. Marilyn adoraba la sopa de tomate y Casanova, las criadillas rebozadas. Son cuatro del medio centenar de personajes reunidos en “Bocados con historia”, una obra de recetas, curiosidades y apuntes de salud.
Recrear en casa el caldillo de congrio que pirraba al poeta Pablo Neruda, los fideos con alcachofas que fascinaban a la actriz Sofía Loren o los guisantes a la francesa en los que Luis XIV, el Rey Sol, creyó encontrar su fórmula afrodisiaca, es posible.
El artífice es el experto español Miguel Ángel Almodóvar, quien suma con “Bocados de historia”, un nuevo libro a su particular biblioteca gastronómica, que incluye títulos como “Adelgaza y cuida tu cuerpo comiendo sano”, “Comer bien por muy poco”, “Cómo curan los alimentos”, “La fórmula Almodóvar. Los diez suplementos nutricionales imprescindibles a partir de los 40”.
En “Bocados con historia”, Almodóvar aliña, dice en el prólogo, cada plato con “datos, reflexiones, humor y, mucho amor”, porque “somos quienes somos gracias a la cocina, y el hombre es hombre porque vive cocinando” desde el Paleolítico.
“Bocados con historia” constata que los platos o recetas con nombres propios son bastante escasos, como los canelones del compositor Rossini y las puntas de filete a la Cantinflas, receta económica y sabrosa de Mario Moreno.
Luego están las recetas que sin patente fueron un hito en la historia de personajes reales, como el pollo a la marengo de Napoleón Bonaparte, el mondongo de Simón Bolívar, la corvina a la pimienta de Allende, la milanesa con patatas de Gardel o el tombet de cordero que devoraba Groucho Marx.
El resto corresponde a los platos preferidos de personajes tan dispares como Salvador Dalí, Enrique VIII o Voltaire: al pintor surrealista le encantaba el arroz caldoso con bogavante, mientras que las almejas al azafrán quitaban el quicio al filósofo francés.
Tampoco se dejan en el tintero las hipótesis sobre lo que supuestamente les gustaba comer a personajes de un peso histórico religioso sin igual, como Jesucristo o Mahoma: la trucha agridulce para el padre del cristianismo y tharid, para el del Islam.

Madrid / EFE






© 2019 Republica Media Group todos los derechos reservados.