Enviar
Proyecto será “llave en mano”, al igual que el Estadio Nacional
Chinos ampliarían vía a Limón

Unos $380 millones costará carretera

Tras el éxito en la construcción del nuevo Estadio Nacional, el gobierno de Laura Chinchilla pretende que los chinos también se encarguen de la ampliación de la vía a Limón.
A través del Gobierno de China se negocia tanto el financiamiento como el desarrollo de las obras.
La nación asiática se comprometió a donar una parte de la inversión del proyecto y facilitar el resto de los recursos. Ello, a través de un crédito a 20 años plazo, con una baja tasa de interés, que se pagará con emisión de bonos de deuda.
Al mismo tiempo que se responsabiliza de la conclusión del proyecto, el cual contempla ampliar a cuatro carriles 107 kilómetros (km) desde el cruce de Río Frío hasta el centro de Limón.
Además de construir 14 pasos a desnivel y un tramo de ciclovías de entre 56 y 30 km.
“Queremos que sea llave en mano, como el Estadio Nacional, que nosotros solo le demos el visto bueno al proyecto y ellos nos dejen la vía lista para transitarla, demarcada, con túneles, puentes peatonales y ciclovías”, manifestó Francisco Jiménez, ministro de Obras Públicas y Transportes.
Este proyecto requiere una inversión de $380 millones. De ese monto China donará poco menos de $100 millones, que fue lo que costó el reducto deportivo de la Sabana.
De momento se cuenta con un diseño preliminar que el Gobierno ha venido trabajando con sus pares chinos y funcionarios del ICBC Bank y del Banco de Desarrollo Chino, entidades financieras que prestarán los recursos.
Los representantes de esos bancos en estos días estarán en el país con la intención de ir cerrando el trato. No obstante, no será hasta dentro de unos dos o tres meses que el acuerdo quedaría en firme.
Aún falta definir cuánto dinero donará China y cuánto será préstamo. Al igual que reducir algunas obras y modificar un poco el proyecto.
Tomando en consideración que inicialmente el valor del proyecto era de $440 millones y ahora se pretende reducir los costos eliminando algunas obras, o bien modificando otras.
Por ejemplo, el tramo de la ciclovía se reduciría y algunos de los puentes que se pensaban instalar se cambiarían por túneles falsos.
No obstante, la carretera siempre seguiría siendo de cuatro carriles y de alta velocidad, como se contempla desde el principio.
Las negociaciones están en manos de Marco Vinicio Ruiz, embajador costarricense en China y no será hasta que la presidenta Chinchilla viaje a esa nación asiática, cuando se concrete la donación.
Una vez alcanzado un acuerdo y tras conseguir la aprobación de la Contraloría General de la República, los chinos tendrían 25 meses para entregar el proyecto concluido.
“No creo que la obra esté concluida en esta administración, pero el próximo Gobierno solo tendrá que venir a cortar la cinta de inauguración, porque todo quedará listo”, añadió Jiménez.
La ampliación de esta ruta reduciría la congestión que provocan aproximadamente 5 mil vehículos que la transitan a diario, incluidos unos 700 furgones que tienen como destino los puertos de Moín y Limón.
Este proyecto toma mayor relevancia ahora, cuando está por construirse una nueva terminal de contenedores en el Caribe, que incrementará el tráfico en la zona.

Natasha Cambronero
[email protected]

Ver comentarios