Cartaginés al cuarto
Carlos Johnson, Pablo Herrera y Félix Montoya se hacen una piña con Erick Scott, celebrando uno de los dos goles del Cartaginés. Tomada del facebook del Cartaginés
Enviar

Cartaginés al cuarto

Victoria ante PZ combinada con goleada a Carmelita lo instaló en semifinales

Finalmente el Cartaginés se metió al cuarto, un lugar por demás habitual.

201311172320150.a33.jpg
Ayer derrotó con dificultades a Pérez Zeledón 2-1 y horas más tarde Santos goleó 4-0 a Carmelita, resultados suficientes para que los azules atraparan un lugar en las semifinales que estuvieron a punto de dejar ir por un cierre irregular en la fase inicial del torneo.
Mejor no pudo empezar el partido para el Cartaginés; un par de errores garrafales en salida de Allan Miranda y Juan Diego Ruiz dejaron el portón de la finca abierto y por ahí se fugó Paolo Jiménez para luego centrar a placer a la cabeza de Erick Scott, quien madrugó a los “mamulones” Ariel Soto y Andrés Santamaría y les ganó el vuelo en la azotea para abrir el marcador, apenas al minuto 5.
Sin embargo, en la madrugada del juego, Cartaginés se durmió y la visita se apoderó de las acciones; casi entra el empate con un remate escalofriante de Polo; luego Ariel Soto eleva en la nariz de Wardy; naufraga en la cintura el novel Leiva y los guerreros mandan en el terreno de juego.
Así empatan con gol de riñón de Andrés Castro, cuando Brunet Hay obligó a un entrevero por el punto de penal.
Dos minutos después, Wardy le hace un paradón a Luis Stward Pérez que cerró de cabeza en el segundo palo.
Los anfitriones se ven perdidos y su público se impacienta, las conexiones hacia el punta Scott están rotas; Leiva no carbura y Néstor Monge está muy ocupado cuidando a un Luis Stward Pérez eléctrico.
Algo sucede en la banca generaleña; el técnico Fallas molesto, revienta su mano derecha sobre el techo de la reserva y el asistente Andrés Alpízar que no aguanta nada, consulta con el central Solís y expulsan al timonel. Dos minutos después sigue la ruta su asistente Luis Venegas.
Pérez Zeledón se queda en el limbo y termina el primer tiempo.
Paolo Cardozo entra por Gabriel Leiva y la picardía del suramericano se une a un Néstor Monge renovado, un Pablo Herrera enchufado y un Carlos Johnson que pisa territorio enemigo y los azules viven sus mejores minutos.
En el 57, Erick Scott recibe un servicio largo de Jiménez, saca su “culillo” y sostiene la marca de Santamaría, luego elude la entrada de Soto y cruza el gol del triunfo. Gol de colmillo, de astucia, de seguridad en sí mismo.
La visita se repliega pero no renuncia al contraataque, sus puntas son potentes y peligrosas y Hay desperdicia algunas oportunidades ofensivas que estaban para más. Pero fue Cartaginés el que tuvo las ocasiones de gol a granel. El novel portero Segura debutante con solo 16 años de edad le desvía un trallazo a Jiménez, Herrera pega otro en el palo, Cardozo invita a la fiesta con su exquisita técnica, pero las redes no se movieron más.
Victoria justa, sufrida, urgente de un Cartaginés que firmó mesa gallega ante los generaleños, a los que les arrebató los seis puntos que disputaron en una semana, para finalmente amarrar el cuarto lugar del campeonato.

Gaetano Pandolfo
[email protected]
@La_Republica

Ver comentarios