Benchmarking: ¿Copia o retroalimentación empresarial?
Enviar

Benchmarking: ¿Copia o retroalimentación empresarial?

Comparar su empresa con los competidores más fuertes del mercado

Conocer la competencia es fundamental para lograr el éxito, por esta razón cada vez más empresas utilizan la técnica del benchmarking para mejorar sus procesos, productos y servicios.
Se trata de una investigación minuciosa, la cual busca conocer lo que hace el líder de una industria, para igualarse o superarlo en el mercado.

201410062344280.coddd.jpg
Un caso reconocido es la compañía Samsung hacia los smartphones de Apple. “El gigante coreano mejoró y comenzó a ganar terreno, en una industria en donde el iPhone era el mejor en innovación. Las empresas exitosas aplican la investigación de mercados para buscar oportunidades o resolver problemas”, comentó Randall Alvarado, especialista y director de MerBrand.
Por otra parte, no se debe confundir con el análisis competitivo, que es la comparación de productos: sus características y precios. El benchmarking va más allá, se analiza el diseño, la manufactura y los procesos.
Mejorar lo que se hace es su principal objetivo porque es apto para cualquier tipo de industria, según el experto.
Se puede trabajar tanto por tipo de proceso, como por el área de negocio. Un banco podría comparar su servicio de taquilla con un negocio de comida rápida, y su telephone banking con el servicio de informaciones de la compañía local de teléfonos.
Asimismo se debe tener un sólido conocimiento de la propia empresa.
La generación de nuevas ideas como resultado de la exposición a otras experiencias y enfoques lo hacen atractivo, pues permite a los gerentes mirar hacia adentro, al mismo tiempo que adoptan ideas y prácticas innovadoras provenientes del exterior.
La organización que lo aplica debe estar abierta a internarse en una cultura en la cual se sienta cómoda y confortable con la noción de ser comparado.
Es recomendable que los niveles gerenciales de la empresa sean los promotores al principio y los sustentadores después.
Es una técnica que surge a principios de los 80, pero fue hasta inicios de los 90 cuando se convirtió en un medio aceptado para mejorar el desempeño de una compañía.
En 1985 casi no había actividad de la estrategia entre las empresas divulgadas por Fortune 500; hacia el 2000 la mitad de las empresas citadas por esa misma publicación la estaban utilizando.
“La única causa del lento incremento en utilización del benchmarking es la errónea comprensión del concepto”, cita la revista especializada Liderazgo y Mercadeo.

Fabiola Vargas
[email protected]
@FabiVSola


Ver comentarios