Logo La República

Viernes, 7 de agosto de 2020



ÚLTIMA HORA


5 mil familias no recibirían vivienda por recorte de fondos y efectos de la pandemia

Cámara de la Construcción advierte que medidas adoptadas por el gobierno van en sentido contrario a la necesaria reactivación económica

Danny Canales [email protected] | Jueves 16 julio, 2020 05:55 pm

Randall Murillo, con un arte de casas de madera de fondo
Randall Murillo, director ejecutivo de la Cámara de la Construcción, consideró que el limitado presupuesto impedirá cumplir con las metas planteadas para este año. Elaboración propia / Shutterstock


Unas 5 mil familias en condición vulnerable no recibirían vivienda, como se tenía planeado, de aprobarse el recorte al presupuesto del programa social que atiende este sector y por el golpe en la caída de ingresos para atender programas sociales producto de la pandemia del Covid-19, advierten los constructores.

Además, cuestionan que las medidas de recortes adoptadas por el presidente Carlos Alvarado, van en sentido contrario de la necesidad que tiene el país de reactivar la economía y produciría un nuevo golpe al sector construcción, que suma ya 18 meses de caída.

Lea más: “Consecuencias serán nefastas si no se atiende al sector”: Cámara de la Construcción

El temor de los constructores se fundamenta en el recorte recursos al Banco Hipotecario de la Vivienda (BANHVI), incluido por el presidente en el presupuesto extraordinario que envío a la Asamblea Legislativa este lunes.

Esta situación y la caída de los ingresos al programa Fodesaf, mediante el cual también se financian viviendas para familias de bajos recursos económicos.

La reducción planteada al bono familiar ronda los ¢28 mil millones y al bono colectivo los ¢2.800 y ambos repercutirían en unas 3 mil viviendas menos, en tanto que el menor ingreso a Fodesaf golpearía a otras 2.300 viviendas.

Lea más: Cámara de la Construcción insta al Gobierno a tomar medidas de recuperación sin más impuestos

“Esta situación afectará a miles de familias en condición vulnerable, tanto aquellas que no podrán tener su casa propia, como aquellas que no se beneficiarán de los miles de empleos directos e indirectos que generan las labores de construcción”, manifestó Randall Murillo, director Ejecutivo de la Cámara Costarricense de la Construcción.

Agregó que con los recortes planteados, apenas se contaría con ¢13 mil millones para funcionar en el segundo semestre de este año.

“Con ese limitado presupuesto es imposible cumplir con las metas planteadas para este año. El gobierno ha insistido que las medidas de recorte no afectarán los programas sociales, sin embargo, en este caso se contradice porque está limitando la inversión en viviendas para quienes más las necesitan y requieren de mejores condiciones frente a una pandemia que los hace cada día más vulnerables en zonas de alto riesgo”, agregó Murillo.


NOTAS RELACIONADAS







© 2020 Republica Media Group todos los derechos reservados.