2017, un año de caída económica para Costa Rica
Enviar

El 2017 definitivamente no será recordado como el año del despegue económico costarricense, sino todo lo contrario.

De hecho lleva 11 meses consecutivos de tendencia negativa en su crecimiento, esto es que crece, pero cada vez más lento, según se desprende del Índice Mensual de Actividad Económica.

La medición de octubre, la última disponible, mostró un crecimiento interanual del 2,27%, el más bajo desde enero de 2014.

Buena parte de la “responsabilidad” en la caída la tiene el sector construcción, sobre todo privada, que en octubre llegó a presentar una baja interanual del 20%, un retroceso que, valga la paradoja, viene en aumento.

Por otro lado, los fenómenos naturales que golpearon el país durante el año dejaron huella en la actividad económica y lo seguirán haciendo.

El huracán Otto y la tormenta tropical Nate fueron responsables de la caída en el alojamiento turístico y la producción agrícola.

El cambio del panorama económico nacional y mundial también afectó.

El aumento del precio del dólar durante el año, así como las expectativas de incremento de las tasas de interés, atizadas tanto por la apremiante situación del gobierno nacional, como por las alzas internacionales, golpearon al comercio, sobre todo la venta de vehículos.

La proximidad con las elecciones también suma.

La incertidumbre por quién será el próximo gobernante mantiene paralizadas buena parte de las decisiones de inversión de las empresas y de consumo de los hogares.

Ver comentarios