¡Verdugo de Djokovic!
Denis Istomin grita su histórica victoria frente a Novak Djokovic. Archivo/La República
Enviar

Denis Istomin es un larguirucho tenista uzbeko, 117° del mundo, que a duras penas se clasificó para jugar el primer Grande de la temporada, el Abierto de Australia.

El tenista de Uzbekistán estuvo al borde de la eliminación en el torneo que le otorgó un “wild card” para jugar el primer Grand Slam del año, donde protagonizó una de las sorpresas más grandes de los últimos años.

El pasado 1° de diciembre, Istomin inició su participación en el Australian Open Asian-Pacific Wild Card, un certamen donde el ganador consigue una invitación al cuadro principal del Abierto de Australia. Debutó con cómodo triunfo por 6-2 y 6-0 ante el chino Faijing Sun.



En las semifinales, rozó la despedida ante el hindú Prajnesh Gunneswaran. Ganó el primer set por 6-2, pero perdió el segundo (1-6). El tercero fue una batalla. Istomin salvó tres match points y ganó 11-9. Un impulso necesario para derrotar por 7-5 y 6-2 en la final al coreano Duckhee Lee y quedarse con el boleto al Australian Open.


La llave de juegos lo colocó como víctima segura del seis veces monarca de Australia y quién lo diría… el serbio fue eliminado por el uzbeko quien se impuso en cinco sets por 7-6 (8), 5-7, 2-6, 7-6 (5), 6-4.

Djokovic no perdía tan pronto en un torneo del Grand Slam desde Wimbledon 2008.

Contra Istomin, “Nole” empezó mal el partido. Tuvo que salvar dos bolas de 2 sets a 0 y cuando se puso con ventaja de 2 sets a 1, todo el mundo pensó que la tormenta había pasado pero el uzbeko no tiró la toalla y terminó por dar la sorpresa tras 4 horas y 48 minutos de partido.

Istomin jugó el partido de su vida, pero nada anunciaba que el uzbeko sería capaz de esa proeza. A sus 30 años, su mejor resultado en Grand Slam son dos octavos de final, en Wimbledon en 2012 y en el Abierto de Estados Unidos en 2013. En cinco partidos disputados contra Djokovic hasta este, solo le había ganado un set.

Vencer a Djokovic en Australia es ganarle en el patio de su casa. El serbio ganó cinco de las últimas seis ediciones del primer Grand Slam del año —en 2014 perdió con Stan Wawrinka en cuartos de final—, por lo que el Rod Laver Arena se había transformado en uno de sus lugares preferidos en el mundo.

Istomin afrontó el duelo ante Djokovic con todas las estadísticas en contra: el puesto 117 en el ranking mundial nunca había derrotado a un jugador del top 10 en un torneo del Grand Slam.

No obstante, combatió desde el minuto cero y lo logró. Venció a “Nole”, ese gigante al que no pudo doblegar en seis enfrentamientos previos y le frustró el sueño de establecer este año el récord de más títulos masculinos en Australia.

“Esta es mi mayor victoria. Significa mucho. Ahora siento que puedo jugar contra estos chicos y estar al mismo nivel”, dijo Istomin, el verdugo de Djokovic, que la próxima vez que pise el Rod Laver Arena no será recibido como un simple invitado.


Perfil del verdugo


Cuando tenía 14 años, el auto en el que viajaba fue chocado por un camión. Le dieron 80 puntos de sutura en una pierna, pasó tres meses hospitalizado y no pudo jugar al tenis por dos años.
Tiene en su haber nueve challengers y en 2015 entró en la historia al convertirse en el primer tenista uzbeko en ganar un torneo ATP cuando venció al estadounidense Sam Querrey en la final de Nottingham.


Ver comentarios