Pesadilla de Djokovic en Río
Novak Djokovic fracasó en su tercera oportunidad por ganar un oro olímpico. Roberto SCHMIDT – AFP/La República
Enviar

201608091708110.270-rec-djokovic.jpg
Novak Djokovic había depositado todas sus ilusiones en Río 2106 en busca de ganar el único gran premio que le falta en su espectacular palmarés: un oro olímpico.

Los Juegos que iniciaron con el serbio desfilando como abanderado de su país pasaron de ser un sueño a una pesadilla para el tenista.
Djokovic, el número uno del mundo, el tenista más en forma, se encontró en su superficie predilecta (cancha dura) con el argentino Juan Martín del Potro en su partido de individuales y ahí acabaron sus opciones, como hace cuatro años cuando el argentino le ganó el duelo por el bronce.
Las lágrimas de “Nole” mientras abandona la cancha después de ser derrotado será una de las imágenes más sobresalientes de Río. Sus lágrimas humanizan a la estrella. 
“Es una de las derrotas más duras de mi vida, de mi carrera”, aseguró Novak, quien llegó a Río con solo cuatro partidos perdidos en el año.
Pero la pesadilla no terminó ahí para el actual mejor tenista del ranking, ya que también cayó tempranamente en la categoría de dobles.
Formando pareja con Nenad Zimonjic, perdió por doble 6-4 ante los brasileños Marcelo Melo y Bruno Suares, por lo que se despidió de Río definitivamente, ya que no jugará en mixtos.
“Espero tener aún la oportunidad de ganar una medalla”, dijo resignado Djokovic, que en Tokio 2020 tendrá 33 años.
Y ahí es cuando el panorama se dificulta más para el balcánico, que debe poner su mirada en los juegos asiático para completar su palmarés.
El paso del tiempo será su rival en ese momento: en la Era Abierta los 26 años marcan la barrera de los campeones olímpicos más veteranos (Andre Agassi en Atlanta 1996, y Yevgeny Kafelnikov en Sídney 2000).
Mientras tanto su próxima parada será el Abierto Estadounidense, el último Grande de la temporada, que inicia a finales de mes.



Ver comentarios