​UCR lanza el grito a empresas privadas
La temporada anterior el equipo facturó únicamente ¢11 millones en taquillas. El universitario Jonathan Sibaja corre junto al carmelo Jeikel Venegas. Archivo/La República
Enviar

El equipo de fútbol de la Universidad de Costa Rica no solamente sufre en la parte deportiva, sino también en la administrativa, específicamente en sus finanzas.

Esta semana la Junta Directiva, junto a su presidente el señor Luis Gamboa, anunciaron que el cuadro académico no recibirá ayuda estatal, lo que les deja en una posición incómoda para el pago de planillas, así como la deuda que tienen con la Caja Costarricense de Seguro Social.

Ante esta complicada situación, el club hace un llamado para que personas afines al equipo, principalmente la comunidad universitaria, colaboren con la albiceleste.

“Queremos buscar nueva alianzas con empresas privadas, hacer una transición más hacia lo empresarial. Para esto ocupamos que los medios de comunicación nos ayuden para hacer una campaña en búsqueda de fondos y poder conservar el nivel que merece esta institución”, comentó el presidente de los académicos.

En términos generales la situación económica del equipo es “complicada”, pero hacen un llamado a patrocinadores, socios, aficionados, así como al cantón de Desamparados, a que apoyen la causa.

“Somos conscientes de que la situación económica del club es deficitaria, pero con una adecuada planeación y presupuesto se puede equilibrar el balance financiero”, dijo Gamboa.

La Universidad inició una alianza con la Municipalidad de Desamparados para utilizar el sur de la capital como nuevo nido para el equipo.

En el actual torneo el Alma Máter aprovecha el estadio “Cuty” Monge en la Villa Olímpica de Desamparados como su nueva sede para sus partidos en casa, donde también llevará a las ligas menores. También se confirmó que crearán un equipo femenino de fútbol que jugará en la Primera División.

“Para Desamparados es un orgullo esta alianza con la UCR, hicimos un convenio para tener más participación con los desamparadeños. El acuerdo es por el Torneo de Verano, pero la meta es aumentarlo a cinco años. Queremos que la familia y el deporte se unan por el bien del cantón”, afirmó Gilbert Jiménez, alcalde de Desamparados.

El detonante de este cambio fue el desligue de la situación financiera de la institución académica con el equipo de fútbol.

Mediante un comunicado de prensa, el rector de la UCR aclaró que el club es una entidad privada, con su propia organización y administración de recursos independiente y son los únicos responsables de velar por su gestión administrativa, deportiva y financiera, incluido el pago de los salarios de sus jugadores.

En el documento aclara que debido al “descontrol de información”, la institución no ha girado dinero al club, y los dejó en un “estado de quiebra técnica”.

La quiebra técnica se produce cuando carece de bienes para hacer frente a las deudas que van venciendo.

La UCR es último en la tabla acumulada y hoy tiene un importante encuentro para salir del sótano al recibir en el “Cuty” Monge a Herediano a las 3 p.m.

Ver comentarios