Logo La República

Miércoles, 19 de diciembre de 2018



ACCIÓN


“Si a Saborío no le dicen algo después del partido, él sigue”

Walter Herrera [email protected] | Martes 14 febrero, 2017

“Vine a disfrutar, no a ver a mi madre sufrir”, dijo Sabo al anunciar su retiro del fútbol profesional.


Varios grupos de aficionados morados en redes sociales quieren que Álvaro Saborío regrese al club que lo vio retirarse de una de las peores maneras para un ídolo de la institución.

Lea más: Saborío se despide de afición y compañeros tras sorpresivo retiro

Algunos claman falta de temple al dejar el barco a medio camino, mientras otros señalan a una minoría que fue la culpable de llenarle el vaso al exdelantero saprissista.

Después de que Sabo anunció su retiro, Víctor Cordero, asistente técnico de Saprissa, salió en su defensa y señaló que Evaristo Coronado fue el único jugador al que la afición nunca abucheó.

Lea más: Hay Saborío para rato

A esta respuesta, ACCIÓN acudió a Evaristo para conocer su pensar sobre el retiro de Saborío, la cultura del aficionado al fútbol y conocer las razones del respeto de la afición morada hacia su persona.

ENTREVISTA

Evaristo Coronado
Exjugador Deportivo Saprissa

¿Qué tan difícil debe ser retirarse del fútbol de la manera en que lo hizo Álvaro Saborío?

Es difícil porque uno sabe lo que es estar ahí, expuesto a la crítica del aficionado rival y del propio equipo, pero algunos aficionados desearían que todo sea perfecto y somos seres humanos realizando nuestro trabajo. El fanático maneja tanta ansiedad que explota cuando no jugamos bien y los futbolistas lo entendemos, se desahogan. Un alivio fue cuando llegó la Ultra, estuve en el inicio, porque los cánticos durante todo el partido les bajaron la impaciencia de los primeros 15 o 20 minutos cuando aún no anotábamos. La gente empezó a cantar y se relajaron más, aunque hablo del efecto en la gradería y no el mal comportamiento de algunos pocos.

Aficionados y colegas hablan de falta de carácter por no terminar la temporada, ¿qué opina?
Saborío demostró carácter desde el inicio, llegó tarde a la cita y aun así luchó todas. Hay jugadores que no se meten al área porque sienten que si les queda la van a botar, él lo hizo y lo iba a hacer cuantas veces fuera necesario, el goleador es así, no mete todas y por eso está expuesto. Álvaro los goles que hizo fueron por estar ahí.

¿Cómo hacen para ignorar los insultos?
Estar muy metido en el partido, al menos yo me dediqué a acomodar compañeros y la concentración es tal que uno no pone atención a lo que se dice afuera.

¿Se puede controlar este tipo de actos en el estadio?

Se puede mejorar un poco con la educación en casa pero es imposible moderar la conducta de algunos que son muy fanáticos. Durante los 90 minutos libérense si lo necesitan pero después ya el partido se acaba y listo. Si a Álvaro no le dicen algo después del partido, él sigue.

Víctor Cordero dijo que al único jugador que la afición del Saprissa no ha silbado es usted, ¿qué opina?
Creo que en cierta medida tiene razón, fui bendecido por Dios en ese aspecto, el primer año quedé goleador, después me llamaron a la selección y me fue bien en los partidos importantes a estadio lleno, la gente me tenía ese respeto, a la hora de expresarme también lo hacía con mesura. La entrega es importante, tomo el caso de Yeltsin Tejeda, en dos o tres torneos era ídolo por su entrega.

¿Es la delantera el puesto que tiene más presión?
Los porteros también tienen mucha responsabilidad, somos los más visibles, unos meten o fallan los goles y a los otros se los hacen o los detienen. Uno o dos errores no los tolera la gente. Nos jugamos el silbido o el aplauso.


NOTAS RELACIONADAS


Saprissa consolidó su proceso

Miércoles 08 febrero, 2017

Jugadores jóvenes son pilares en el equipo titular de Carlos Watson a diferencia de los...