“El Maestro” está enfermo
“El Maestro” se ha visto obligado a dirigir los entrenamientos de la “Celeste”, subido a un carro motorizado.
Enviar

La salud de Óscar Washington Tabárez, entrenador de la selección de Uruguay, continúa preocupando a los medios uruguayos.

El estratega lucha para recuperarse de una extraña enfermedad llamada síndrome de Guillain-Barré.
Durante el desarrollo de la Copa América Centenario, al “Maestro” se le vio un poco desmejorado, ayudándose con bastones, a veces más de uno, para moverse e incluso dirigió algunos entrenamientos sobre un carro motorizado. Su falta de movilidad llamó poderosamente la atención.
Tabárez, de 69 años, sufre el síndrome ya señalado, que es un trastorno neurológico que afecta el sistema nervioso periférico, produciendo debilidad en las piernas, los brazos y el tronco.
El incremento de estos síntomas puede generar la aparición de afecciones respiratorias, cardiacas y circulatorias. Lógicamente que si la enfermedad evoluciona, “El Maestro” vería peligrar su carrera profesional en los banquillos.
Por ahora, el técnico se recupera bajo un largo tratamiento y por el momento, la Asociación de Fútbol Uruguayo (AUF) y los jugadores del seleccionado que juegan la eliminatoria al Mundial Rusia 18, desean que el entrenador siga al frente del equipo.
Hace cinco años, en 2011, el propio Tabárez le pidió al empresario uruguayo Juan Araya, radicado en Chile, que ofreciera una charla a sus jugadores tras haber superado la misma enfermedad. En la actualidad, cuando al estratega le tocan el tema, dice haber superado el síndrome.
La vida de este cotizado, carismático y querido técnico ha estado llena de tropiezos y festejos, pero él, como maestro que ha sido a lo largo de su trayectoria, se dio cuenta de que tenía un don especial para enseñar. Comenzó con sus pequeños alumnos de primaria en las desvencijadas escuelas de ahora una lejana época en Paso Arena, Cerro y La Teja, en los suburbios de Montevideo, su ciudad natal.
Y allí justamente fue donde forjó sus cimientos como docente que lo guiaron hoy a sus 69 primaveras a ser el entrenador nacional Récord Guinness por estar al frente de la Selección de Uruguay por más de diez años consecutivos.
Hoy, que la bravía selección charrúa lideró en algunas jornadas la eliminatoria suramericana al próximo Mundial, el proyecto de Tabárez es considerado exitoso y del que han formado parte muchas de las luminarias del fútbol local.
En esta década, el fútbol uruguayo ha sido grande gracias en buena parte al “Proyecto de institucionalización de los procesos de selecciones nacionales y de la formación de sus futbolistas”, ambicioso nombre de un programa que se ocupó de ordenar todas las categorías juveniles con los altos niveles de calidad y formación, cosecha de la que se ha abastecido permanentemente la selección absoluta.


La ruta Tabárez


Bajo la lupa de Óscar Washington Tabárez, Uruguay se ha clasificado a un buen número de mundiales en diferentes categorías. “La Celeste” jugó finales mundiales en México 2011 en Sub 17 y Turquía 2013 en Sub 20.
El hecho de llegar a más de 170 partidos dirigidos con Uruguay con más de 80 victorias, además de alcanzar el título de Copa América 2011 en Argentina, le ha dado el brillo a un país que vivía orgulloso de ser el primer campeón mundial de la historia
Con Tabárez, que como jugador fue defensa central y lateral, la célebre garra charrúa logró un reverdecimiento y esa escuela recuperó mucho de la confianza alcanzada en la época dorada.
La “licenciatura” del “Maestro” incluye la participación en tres Mundiales: en 1990 fue eliminado por Italia en octavos de final.
En Sudáfrica 2010 su cátedra alcanzó para un histórico cuarto lugar y en 2014 en Brasil, cayó en cuartos de final ante la Colombia mágica de James Rodríguez.
En cuanto a Copa América, se destaca el subcampeonato en 1989 en su primera gestión como técnico; cuarto puesto en 2007 y título en 2011 derrotando en la final a Paraguay.

Ver comentarios