Enviar
Jueves 22 Diciembre, 2016

El país a pesar de ser líder mundial en temas de sostenibilidad, aún carece de articulación entre las partes, incluso dentro del sector turismo, para consolidar las metas-país en desarrollo sostenible


¡El clima está loco!…o ¿somos nosotros?


El clima no se ha vuelto loco porque sí, sus manifestaciones, son la respuesta al cambio climático, un fenómeno controversial que evidencia no uno, sino el más grave de los problemas que enfrentaremos en el futuro inmediato.

No crea que todo se limita a cambios en el clima. También se refiere a pérdida de especies, de flora y fauna; y en Costa Rica transformará bosques y costas, al igual que lo hará en el mundo. Recientemente entró en vigencia el Acuerdo de París, un hecho histórico que han ratificado 113 países, que representan el 78,97% de las emisiones globales.

La ratificación consiste en que los países trabajarán en evitar que la temperatura del planeta suba más de dos grados, tratando de que sea grado y medio, ya que esos dos grados más provocarían la muerte de una de cada tres especies de animales en el mundo, y padeceremos grandes sequías o exceso de lluvias y otras catástrofes. Ante esta pérdida en la biodiversidad el turismo se verá negativamente impactado, entre otros sectores productivos.

Irónicamente en Costa Rica, a pesar de que solo produce el 0,03% de las emisiones globales del mundo (China el 20% y EE.UU. el 17%) fue en donde la comunidad científica declaró la primera especie extinta víctima del calentamiento global: el llamado sapo dorado. La primera señal de alarma fue dada en 1987 y fue dejado de ver en 1989. Otra víctima, será la pérdida del bosque nuboso más importante del mundo ubicado en Monteverde que se está convirtiendo en un bosque lluvioso más.

Roberto Artavia, uno de los autores del Plan Nacional de Turismo 2017-2021, señala que Monteverde es un modelo turístico ejemplar, y reconoce que, en su gestión, aún el matrimonio entre cambio climático y desarrollo turístico carece de un buen entendimiento y respeto mutuo.

Sonia Lobo y Jenny Asch, del SINAC, señalan que a pesar de que se cuenta con la Estrategia y Plan de Acción para la Adaptación del Sector de Biodiversidad de Costa Rica al Cambio Climático, mucho no puede ejecutarse por falta de capital.

Mario Boza, uno de los fundadores del Sistema de Parques Nacionales de Costa Rica, asegura que el SINAC, no está preparado para proteger el recurso natural de las áreas a su cargo ante las inclemencias negativas que producirá el cambio climático.

Jacqueline López, presidenta de la Cámara Nacional de Ecoturismo de Costa Rica, afirma que el país a pesar de ser líder mundial en temas de sostenibilidad, aún carece de articulación entre las partes, incluso dentro del sector turismo, para consolidar las metas-país en desarrollo sostenible. El Dr. Eduard Muller, rector de la Universidad para la Cooperación, advierte que hablar de desarrollo sostenible es tarde, porque ya el planeta está en un momento donde Costa Rica perderá el 50% de fauna del país.

Ante este escenario urge incorporar un modelo país bajo en carbono y convertir las ciudades en ciudades sostenibles. Suena a utopía, pero es la única ruta segura. ¡Seamos cuerdos!


Gail Fernández
Periodista especializada en turismo y participante del 1er Curso para Adaptación al Cambio Climático dirigido a periodistas organizado por LatinClima