Foto 1
Imagen con fines ilustrativos/Shutterstock
Enviar

Como parte de la nota de Inversionista, “Controles cambiarios son malos para el mercado”, se había enviado consultas al Banco Central, pero a la hora de cierre del viernes, no habían llegado.

Es por esto, que una vez recibidas publicamos las respuestas de nuestras consultas a Eduardo Prado, gerente general del Banco Central, al respecto de la nota.

Respecto a los cambios en PME que se presentaron con el Programa Macroeconómico.¿Qué es lo que busca el BCCR con estas acciones?

Para aquellas situaciones en que la razón de posición en moneda extranjera a patrimonio (PME/K) supera el grado de dolarización del activo de una entidad financiera (condición estructural) existe el incentivo para que incrementos en el tipo de cambio generen aumentos en la suficiencia patrimonial, sin que ello implique un mayor aporte de capital por parte de los accionistas.  Lo anterior es identificado como una distorsión que promueve el riesgo moral en el sistema financiero y por tanto atentan contra la estabilidad macroeconómica. El propósito de la medida es corregir esta distorsión.

Mayor detalle sobre esta medida puede encontrarlo en el Recuadro 5 del Informe de Inflación publicado el pasado 29 de diciembre.

¿Cuáles han sido las principales disconformidades que han presentado las entidades financieras con respecto a la acción (sé que han mandado cartas al respecto)?

Recordemos que la medida estableció, en lo medular, que los intermediarios cambiarios deben buscar, hacia finales de 2018, la igualdad entre las razones de PME/K y del activo en dólares como proporción del activo total.  Su implementación es gradual y considera dos etapas:

El intermediario debe enviar al Banco Central para su aprobación y antes del 31 de marzo de 2017, su propuesta de estrategia para reducir la diferencia entre esas razones.

En ausencia de una estrategia aprobada, debe mantener, como promedio mensual, una razón de PME/K igual a la registrada el día 30 de noviembre de 2016, con un margen de tolerancia de 0,25% del patrimonio.

La medida recibió observaciones del medio financiero, entre las que destacan ampliar el citado margen de tolerancia.

El Banco Central está en la mejor disposición para valorar las observaciones, en el tanto éstas no limiten la consecución del objetivo planteado. 

Como parte de esa apertura y, reconociendo que se está en proceso de ajuste para el cumplimiento de la norma introducida, la Junta Directiva de esta Entidad en la sesión 5752-2017 amplió ese margen de tolerancia, de 0,25% a 0,50% del patrimonio, margen vigente desde el pasado 12 de enero y hasta tanto la entidad no disponga de una estrategia aprobada por esta Entidad.

¿Ven factible que la medida se pueda ejecutar en los tiempos establecidos?

De acuerdo con la medida adoptada por el Banco Central en la citada sesión 5751-2016, cerrar la brecha entre esas razones, además de que será un proceso gradual, admite diferentes estrategias, dependiendo de las características de cada entidad (movimientos en la posición en moneda extranjera, en la proporción dolarizada del activo o una combinación de ambas).

El ajuste permite acciones tan diversas como una mayor dolarización para algunas entidades o una mayor especialización en las operaciones en moneda nacional.  Cada una de ellas dependerá de la tolerancia al riesgo del respectivo intermediario y su capacidad para administrarlo.

Para algunas entidades el cumplimiento de esta normativa no implica mayores ajustes debido a que la desigualdad entre esas razones no es significativa; sin embargo reconoce que ello no ocurre para otros entes.  El Banco Central da seguimiento a la implementación de estas medidas y, en caso de requerirse, analizará aplicar los cambios pertinentes en el tanto no impidan el cumplimiento del objetivo de la medida.

¿Por qué castigar a todos, en lugar de llamar la atención a los "mal portados"?

Al respecto el Banco Central no ha hablado de “mal portados”, sino de la existencia de un incentivo que puede promover una conducta que entraña riesgo moral.  En tal sentido lo que se busca es corregir una distorsión.

De acuerdo con lo dispuesto en el literal c del artículo 28 de su Ley Orgánica la Junta Directiva debe “dirigir la política monetaria, cambiaria y crediticia de la República y reglamentar de modo general y uniforme, las normas a que los intermediarios financieros deberán ajustarse”.

Además, el Banco Central regularmente conversa y discute las medidas de política monetaria, cambiaria y financiera con las agrupaciones que representan a los bancos en procura de conseguir una mayor efectividad de éstas y, en consecuencia, promover un sistema financiero estable, eficiente y competitivo.

Son casi $700 millones que se deben mover, todo se hará por el Banco Central, ¿no creen que traiga ninguna presión de apreciación o depreciación?

A setiembre de 2016 los intermediarios cambiarios bancarios mostraron una proporción de activo en dólares a activo total de 47% y una PME/K de 29%.  

Como se indicó en respuestas previas, cerrar la brecha entre las razones señaladas, además de que será un proceso gradual, admite diferentes estrategias, dependiendo de las características de cada entidad (movimientos en la posición en moneda extranjera, en la proporción dolarizada del activo o una combinación de ambas).  Así, aun cuando el Banco Central compre o venda las divisas requeridas para que cada intermediario cambiario ejecute su estrategia, el efecto sobre el saldo de Reservas Internacionales Netas dependerá de esos planes específicos.

El Banco Central ha estimado posibles efectos sobre las Reservas Internacionales Netas, donde algunos escenarios son de incremento en RIN y otros de reducción; no obstante, lo prudente es esperar a conocer las propuestas particulares del intermediario financiero previo a dar una estimación.

¿Por qué tomar tantos controles, no temen que al crear más controles se puedan generar mercados alternos no oficiales?

Como se indicó anteriormente, la medida en consideración pretende corregir una distorsión y coadyuva al logro de objetivos asignados al Banco Central en su Ley Constitutiva.

Con el fin de evitar efectos no deseados sobre el mercado cambiario, como el desarrollo de “mercados alternos”, se dispuso que el Banco Central negociará directamente las compras y ventas de divisas mayores a EUA$500 mil diarios que los intermediarios cambiarios requieran hacer para cumplir con la estrategia aprobada por el Banco Central.
 

Ver comentarios