Xi Jinping omite meta previa de crecimiento de China y prioriza calidad
Enviar

El presidente chino, Xi Jinping, abandonó sin hacer ruido un compromiso hecho por su predecesor de duplicar el tamaño de la economía de su nación.

En 2012, el expresidente Hu Jintao prometió que China iba a “duplicar el producto interior bruto y el ingreso per cápita de los residentes urbanos y rurales de 2010” para 2020, lo que apuntaba a una tasa de crecimiento anual en torno al 6,5% durante esa década. Hoy, en lugar de reiterar ese objetivo, Xi lo reemplazó por un compromiso mucho más vago de que China seguirá cumplimiento los objetivos previos, que incluyen construir una “sociedad moderadamente próspera” para 2020.

La omisión no significa que China esté abandonando su compromiso de crecimiento. Dado que Xi afirma que la producción anual ahora ha alcanzado los 80 billones de yuanes ($12 billones), si el crecimiento se mantiene estable, duplicar el nivel de 2010 debería ser una meta alcanzable.

Pero el lenguaje más moderado puede indicar un menor enfoque en el ritmo de la expansión y una mayor atención en tareas como controlar la contaminación, moderar los riesgos financieros y cerrar la brecha en los ingresos.

Xi además desestimó la referencia en un momento en que la economía china en realidad se está desempeñando bastante bien: el crecimiento se ha mantenido este año y su principal reforma del lado de la oferta ha impulsado la reflación mundial.

La ausencia de tal meta implica que el líder quiere más flexibilidad sobre la expansión económica, escribió en un correo electrónico Larry Hu, titular de economía de China de Macquarie Securities Ltd. en Hong Kong.

“Los encargados de la política monetaria de China probablemente tolerarán que el crecimiento tenga otro tramo más bajo de un 5% a un 6% en los próximos cinco años, de modo que puedan tener más espacio para solucionar los problemas estructurales y lograr un crecimiento más sostenible”, escribió Hu.

Eso concuerda con mensajes previos de tolerar un crecimiento más lento a cambio de un desarrollo estable. Xi dijo en una reunión del grupo encargado de economía y finanzas del Partido Comunista celebrada el año pasado que China no tiene que cumplir el objetivo, si el hacerlo crea demasiado riesgo.

El discurso de Xi, que se extendió por más de tres horas y delineó una gran estrategia para el desarrollo de China de aquí a 2050, implica “un cambio en las metas de desarrollo y crecimiento”, dijo Chen Xingdong, economista jefe para China de BNP Paribas SA en Pekín.

“El partido está tratando de compartir el crecimiento y la prosperidad con la mayoría de las personas a través de la reforma de la distribución del ingreso”, dijo Chen.


Ver comentarios