Foto 1
Enviar

Wall Street y el doble filo de las barreras psicológicas

Como si hubiese decidido tomarse unas merecidas vacaciones después de la histórica jornada del lunes, Wall Street relajó sus músculos por segunda jornada consecutiva, de tal manera que en dos días el Dow Jones y el S&P 500 volvieron a niveles de hace dos semanas y el Nasdaq siguió alejándose de los 5 mil puntos.
Las barreras psicológicas es lo que tienen: motivan a los operadores a inflar las ganancias con tal de cruzar esa barrera, pero una vez conseguido su trofeo notan el sobresfuerzo y tropiezan nada más sonar la campana de la victoria.
Nasdaq el lunes por fin pudo tocar con sus propias manos esos 5 mil puntos que perdió hace 15 años y que desde que empezó 2015 se prometió reconquistar, pues ya cerró 2014 acariciándolos.
El índice de mayor peso tecnológico del parqué neoyorquino ha sido, de alguna manera, el hermano rezagado del Dow Jones y el selectivo S&P 500 en el festival de récords que celebra la recuperación de la economía estadounidense desde 2013.
Si bien ha llevado un crecimiento porcentual similar al de sus dos compañeros, el Nasaq apuntó su última plusmarca el 10 de marzo de 2000.
Entonces marcó los 5.048,62 que pincharon la burbuja de las "puntocom", y el lunes dejó esa cifra solo a 40 puntos de distancia. Hoy estaba casi a 80.
Preocupa, no obstante, que nadie plantee que quizá acercarse a la cifra que otrora supuso el precipicio pueda tener ahora consecuencias igualmente negativas.
El Dow Jones, por su parte, bajó más de 100 puntos y el S&P 500 casi 10, pero en general la sensación era de haber forzado la máquina demasiado en el último rally de Wall Street, teniendo en cuenta que no hubo una causa de fuerza mayor para emprenderlo.
El optimismo irracional que provocan, entonces, esos grandes titulares basados en cifras redondas, dio paso luego a una realidad que deja en evidencia que los operadores de bolsa vuelven a la senda de la irreflexión.
¿Acaso el petróleo ha dejado de costar la mitad que hace ocho meses? ¿Acaso la Reserva Federal se ha posicionado de manera definitiva sobre la subida de los tipos de interés? ¿Está la economía europea en situación de solidez tras el terremoto griego? ¿O ha corregido China la ralentización de su crecimiento?
Con respuesta negativa a todas las anteriores preguntas, ayer los tres índices pasaron la jornada con la cabeza gacha y durante el día le llegaron pequeños recordatorios de que para tanta celebración hay que tener un buen motivo.

EFE

 

Ver comentarios