Enviar

Cine

Vuelven los simios, más humanos y más reales

201407202207200.m7.jpg
"Dawn of the Planet of the Apes", está muy bien hecha, tiene unos actores más que solventes, especialmente del lado de los primates.Cortesía / La República
La rentabilidad de las aventuras del planeta de los simios ha hecho que esta saga se siga estirando, aunque ya tenga poco que contar. Y pese a que en la nueva entrega los animales y los seres humanos se confunden y el realismo es mayor, también aumenta la previsibilidad de la acción.
"Dawn of the Planet of the Apes", está muy bien hecha, tiene a unos actores más que solventes, especialmente del lado de los primates -Andy Serkis o Toby Kebbell-, y el realismo de la humanización de los animales es más que aterrador.
Pero, al mismo tiempo, todo lo que cuenta es lo mismo que ya se ha visto en las seis entregas anteriores de esta saga, cinco con Charlton Heston como protagonista (entre 1968 y 1973), una con Mark Whalberg (2001), y la anterior (2011), con James Franco.
El lado humano se ha debilitado en esta ocasión con la incorporación de Jason Clarke, Keri Russell y un perdido Gary Oldman, aunque Kodi Smit-McPhee equilibra un poco la balanza frente a los simios.
Porque, si hay algo que destaque en la película, es la interpretación de los simios, a los que los actores dotan de una enorme credibilidad en sus gestos más mínimos, en los que es imposible apreciar cuáles son reales y cuáles, efectos digitales.
Las relaciones entre los simios y los humanos se acercan a las habituales de los hombres, en las que la envidia y la venganza pueden a cualquier otro sentimiento, y la vida dentro de la comunidad de simios se parece a la de cualquier poblado humano.
Pero la película es tan detallista y se detiene tanto en contar esa humanización de los simios que se olvida en gran parte del metraje de dar el espectáculo que se espera de este tipo de películas, que son entretenimientos de verano.

Redacción Cultura / EFE
 

Ver comentarios