Vitrificación disminuiría pérdida de embriones congelados
Enviar

201604032159580.rec.jpg
A diferencia del tradicional método de congelación lenta, en Costa Rica se utilizará la técnica denominada vitrificación, para preservar los gametos y cigotos que no se implanten en la mujer durante el procedimiento de fertilización in vitro (FIV).
Solo dos óvulos fecundados como máximo podrán ser transferidos a la matriz de la mujer, de acuerdo con el decreto ejecutivo que autoriza la FIV.

Al prohibirse su desecho o cualquier otro uso que no sea el de fecundación, los óvulos fecundados que sobrevivan al proceso deberán preservarse para futuros ciclos reproductivos o serán donados a otra pareja o mujer que los requiera.
Para preservar estos cigotos, tanto la Caja Costarricense de Seguro Social como las clínicas privadas que ofrezcan el servicio, deberán contar con un banco de embriones u ovocitos, de acuerdo con la norma de habilitación del Ministerio de Salud.
El banco de embriones, que también guardaría gametos (células no fecundadas), consiste en cámaras o tanques con temperaturas entre los 80 y los 195 grados centígrados, que es el punto de ebullición del hidrógeno líquido.
Los ovocitos se introducen en ellos dentro de pequeños recipientes con altas concentraciones de crioprotectores, y son congelados de inmediato para evitar la cristalización de sus fluidos.
Al ser menos agresiva que la congelación tradicional, la vitrificación permite altas tasas de supervivencia de los embriones una vez descongelados.
Para garantizar que los centros médicos realicen el procedimiento de acuerdo con la normativa, el Ministerio de Salud deberá revisar constantemente los registros de cada paciente atendida.
“Es nuestra tarea que el paciente reciba calidad, seguridad y ética en el servicio, por lo que el Ministerio de Salud realizará auditorías constantes y revisiones en los distintos laboratorios que brinden el servicio”, dijo el doctor César Brenes, director de la Comisión del Ministerio de Salud, que trabaja la normativa para la aplicación de la FIV.
La entidad espera iniciar con la revisión de solicitudes de operación a partir de esta semana, ya que la norma de habilitación que establece los lineamientos que se han de seguir en cuanto a infraestructura, equipo y personal, entre otras cosas, ha sido ya publicada en La Gaceta.
Hasta la fecha, la Clínica Bíblica, el Centro Fecundar del Hospital CIMA y el Instituto Costarricense de Fertilidad manifestaron su interés en ofrecer el servicio.
Se estima que la FIV podría ser una realidad a mediados de año, una vez que los centros médicos privados cumplan con los requisitos establecidos por el Ministerio de Salud, lo que podría tardar unos dos meses como máximo para los que están más adelantados.

 


Ver comentarios