Villalta: “El PLN ha alcahueteado a los partidos cristianos"
Enviar

José María Villalta, único representante del Frente Amplio en la próxima Asamblea Legislativa, vislumbra desde ya un ambiente turbio en uno de los máximos poderes de la República, por el ascenso de Restauración Nacional en estas elecciones.

Aunque menos fraccionada que la anterior, la futura Asamblea será variopinta, con siete partidos representados y con la imperante necesidad de diálogo para llegar a acuerdos.

Al que fuera diputado en el ejercicio 2010-2014 le preocupa la gran representación de partidos conservadores en el futuro Congreso, pues atenta contra conquistas sobre derechos humanos logradas en esta administración.

A Villalta también le inquieta que el bipartidismo saque provecho de las tendencias conservadoras para imponer su agenda.

El futuro legislador conversó con La República sobre los resultados de las elecciones de ayer y su futuro rol en el Congreso.

¿Cómo vislumbra el ejercicio legislativo de los próximos cuatro años con una Asamblea tan fraccionada?

Será igual de complicada que las anteriores, donde ningún partido tiene una mayoría clara y vamos a tener que hacer un esfuerzo descomunal para llegar a acuerdos y promover el diálogo.

Va a tener que imperar la negociación política para los proyectos, por encima de la “repartidera” de puestos y beneficios personales.

Hay grandes temas como el déficit fiscal, que van a poner a prueba desde un principio la capacidad de las nuevas fracciones y los nuevos diputados para llegar a acuerdos.

¿Le preocupa ser la única representación de su partido en el Congreso?

Conozco bien ese oficio, yo ya pasé por donde asustan. Sé lo que es enfrentarse a fracciones más grandes para alzar la voz y defender nuestros principios como partido.

¿Qué opina de la gran representación legislativa que tendrá Restauración Nacional?

Me preocupa el crecimiento de fuerzas políticas conservadoras que explotan las creencias religiosas de la gente para manipular al electorado. Sin embargo, ese es el escenario que tenemos y debemos priorizar las agendas y buscar acuerdos.

¿Le inquieta una posible alianza entre los cristianos y Liberación Nacional?

Sin duda me preocupa el retroceso que esto pueda significar en materia de derechos humanos. Hay que decir que el crecimiento de los partidos confesionales en la Asamblea ha sido al cobijo del PLN, que los ha alcahueteado.

Ahora estos partidos le dan la vuelta y amenazan con acabar con la hegemonía de Liberación, que está firmando su acta de defunción.

También pasa, y con una visión totalmente cortoplacista, que líderes del PLN y Álvarez Desanti ya están viendo una oportunidad de colarse en el gobierno de Fabricio Alvarado e imponer su agenda, porque saben que él no tiene equipo.

¿Cuál es su análisis de los candidatos que pasaron a segunda ronda?

Son dos personas jóvenes que no tienen nada en común. Fabricio Alvarado no está preparado para ser presidente, tiene otros padrinos detrás, como pastores de iglesias que hacen negocio con las creencias de la gente y me preocupa mucho el crecimiento del autoritarismo, el discurso del odio y la discriminación hacia las personas que son diferentes.

Al final de cuentas un gobierno de Restauración sería uno más del bipartidismo, porque Fabricio terminaría gobernando con los mismos de siempre.

En el caso de Carlos, tiene más experiencia, es más moderno y tiene más cultura general, sin embargo, trae consigo el lastre que ha sido la decepción del actual gobierno del PAC y me preocupa especialmente la forma en que han alcahueteado casos de corrupción.

¿A quien dará su adhesión el Frente Amplio?

Nos preocupa más Fabricio Alvarado por todo el retroceso que pueda significar en materia de derechos humanos, sería como volver a la Edad Media, pero aún tenemos que discutir nuestra posición oficial como partido.

Hay que tomar en cuenta que un sector importante de nuestra militancia ya decidió qué hacer en segunda ronda, pues optaron por Carlos Alvarado. A ambos partidos presentaremos nuestras propuestas.

¿Por qué cayó tanto su partido, después de tener sus mejores elecciones en 2014?

Sin duda el electorado nos ha castigado por los errores que ha cometido la actual fracción y eso es un aprendizaje para hacer mejor las cosas.

Siento que nos miden con una vara diferente, porque si bien hemos tenido problemas internos, también hemos tenido aciertos, como la lucha que ha tenido Patricia Mora denunciando la corrupción. A otros partidos como el PAC, que recién fue condenado por estafa y varios de sus miembros estuvieron involucrados con el “cementazo”, no los juzgaron tan fuerte.

¿Será el mismo José María Villalta confrontativo en la Asamblea? ¿Qué temas le preocupan?

Seguiré firme en la denuncia, defenderé mis principios hasta el final, pero también lo haré con capacidad de diálogo y negociación.

Tenemos en agenda aprobar una reforma constitucional para proteger el agua, y la reforma fiscal, de forma que esta última sea justa y progresiva, donde la carga tributaria no se cebe en contra de la clase trabajadora.

También seguiremos defendiendo los derechos humanos, en contra de cualquier intento por promover el odio y la discriminación en el Congreso.


Ver comentarios