Venza el miedo, ¡y emprenda!
"Ese miedo de salir de la zona de confort, que hace pensar “mejor malo conocido que bueno por conocer” y “me quedo con lo que tengo, porque podría irme peor”, hay que enfrentarlo y superarlo con una buena dosis de auto confianza y positivismo", expresó Marilyn Batista. Archivo/La República.
Enviar

El miedo es definido como una sensación de angustia provocada por la presencia de un peligro real o imaginario; un sentimiento de desconfianza que impulsa a creer que ocurrirá un hecho contrario a lo que se desea.

En la mayoría de las ocasiones la sensación del miedo al iniciar un nuevo proyecto profesional está vinculada a romper la zona de confort, que es lo que se conoce, no se teme y no causa conflicto porque ya sabemos los resultados.

Ese miedo de salir de la zona de confort, que hace pensar “mejor malo conocido que bueno por conocer” y “me quedo con lo que tengo, porque podría irme peor”, hay que enfrentarlo y superarlo con una buena dosis de auto confianza y positivismo.

Miedos comunes y cómo enfrentarlos

1. Tiempo en desarrollar el concepto del negocio

Se puede desarrollar un negocio mientras trabajas en una empresa, en las noches y tiempo libre. Inicialmente escriba lo que sería el concepto del negocio (qué es y sus características) y después trabaje en qué necesita y cómo puede hacerlo. Establezca su tiempo. Soñar no cuesta nada, pero no planificar e improvisar generalmente tiene un alto precio.

2. Poco conocimiento en administración de negocio

No se requiere ser un administrador o ex gerente para emprender. Lo básico es sumar, restar, multiplicar y dividir y todo eso lo puede hacer las calculadoras y “Excel”. Además, existen cursos cortos y talleres presenciales y virtuales, así como abundante información libre de costo en internet que le permitirá aprender conceptos básicos en la administración de negocios.  No tema en preguntar lo que no conoce.

3. No hay dinero

Comience a ahorrar antes de dejar el trabajo y proyecte cuánto de la liquidación de sus prestaciones puede utilizar para su proyecto. Si es ama de casa, reduzca los gastos superfluos y el dinero que pueda economizar lo guarda en una cuenta separada. De no contar con ahorros, mire a su alrededor e identifique qué objetos son prescindibles, por ejemplo, si tiene dos televisores ¡Venda uno! Sepa que la mayoría de los grandes empresarios en el mundo no comenzaron con un gran capital o préstamos; iniciaron con poco dinero.

4. ¿Y si fracaso?

Enfóquese en la victoria, en dar un primer paso firme, en conocer el mercado y crear un producto o servicio con características diferenciadoras que le permita administrar el riesgo del fracaso. Es menos doloroso enfrentar el fracaso que la angustia de pensar toda la vida en  “por qué no lo hice”. Si al principio no funciona, de seguro lo hará mejor en otro intento, después de haber aprendido de sus errores. No se desanime si usted no fue la primera opción para el cargo de gerente, o si el producto no se vendió como esperaba. La perseverancia es tan importante como la voluntad de hacer las cosas.

5. No tengo quien me ayude

Existen diferentes instituciones públicas y privadas que están disponibles sin costo para ayudar a las nuevos emprendedores. Además de acudir a estas, es importante que desarrolle un círculo de personas positivas que puedan disponer de algún tiempo para aconsejarla, aportar con nuevas ideas al desarrollo del negocio. Manténgase alejada de las personas negativas que no la animan a seguir.

6. Confía en usted

El poder de la confianza en sí mismo es muy importante para lograr éxito. Nada será tan poderoso como los deseos de hacer algo que quiere, le gusta y reta sus capacidades. Tenga claro que sentir miedo es normal si lo afronta como una emoción primaria y pasajera que se deriva del desconocimiento del futuro. La auto confianza es el primer paso para vencer el miedo.
 

Ver comentarios