Venta de marihuana se dispara para Acción de Gracias en EE.UU.
Imagen con fines ilustrativos. Shutterstock/La República.
Enviar

Primero usted va a las tiendas de comestibles a comprar el pavo o camote o tarta. Luego, tal vez, visite la licorería en busca de una botella de vino para acompañar la cena. Y, por último, según el lugar de Estados Unidos donde viva, quizá se llegue hasta el dispensario para llevarse algo de marihuana extra que le levante el ánimo.

El mercado estadounidense de cannabis recreativo está valuado ahora, según estimaciones, en $20 mil millones, y sigue creciendo. Los estados de California, Nevada, Massachusetts y, al parecer, Maine, todos ellos votaron este mes a favor de legalizar el consumo de marihuana recreativa, sumándose así a Colorado, Washington, Oregón, Alaska y la ciudad de Washington.

La creciente discusión sobre el tema podría enviar más gente aún a los dispensarios locales en uno de los días de mayores compras del año, predice Cy Scott, uno de los fundadores de la firma de investigaciones sobre cannabis Headset, con sede en Seattle.

El año pasado, las ventas de marihuana el día posterior al de Acción de Gracias, conocido en el sector como viernes verde, subieron 13% respecto del viernes promedio, según una revisión de los datos de ventas de dispensarios en Washington. Baker, un servicio de pedidos anticipados de cannabis, con sede en Denver, vio duplicarse el volumen de órdenes el viernes verde del año pasado en comparación con un día promedio y espera “un auge mucho más significativo” este año.

“En los estados donde el uso por parte de adultos es completamente legal, como Colorado y Oregón, las promociones de cannabis alrededor del viernes negro han sido comunes, y espero ver crecer la tendencia a medida que la prohibición se elimine en todo el país”, dijo Adam Bierman, uno de los fundadores de MedMen, firma consultora de gestión de marihuana.

No solo en viernes

Tampoco es solo los viernes. El día anterior al de Acción de Gracias, también se ven filas en los dispensarios. El conjunto de datos de Washington analizados por la firma de Scott comprobó que las ventas habían subido un 27% en todas partes, lo que llevó a Headset a denominarlo viernes de la hierba. Como corresponde para un feriado, las ventas fueron impulsadas por el consumo de comida y bebida; los dispensarios vendieron un 58% más de comestibles y un 72% más de bebidas que en un miércoles promedio. El Día de los Caídos y el 4 de julio mostraron auges similares de las compras de comida y bebida en dispensarios.

“Parece que la gente se abastece antes del feriado de productos fáciles de compartir entre amigos y familiares”, dijo Scott Vickers, director de tecnología de Headset. “Estos productos también permiten un consumo discreto, por lo que pueden usarse para aliviar la monotonía o la tensión de ciertas reuniones familiares donde no se ve bien el uso de cannabis”.

En Kaya Cannabis, un dispensario de Denver, las promociones empezaron el lunes y seguirán hasta el miércoles, dijo la presidenta ejecutiva Amanda González. En 2015, ella observó un crecimiento mayor en las ventas los días anteriores al de Acción de Gracias que al viernes negro. Atribuye este hecho a la simple competencia de minoristas que no venden marihuana para el famoso día de compras.

El dispensario, que cuenta tanto con mostrador de medicamentos como con uno de productos recreativos, está vendiendo dos paquetes de regalo para el feriado: uno a $40 y el otro a $50. Incluyen comestibles, pipetas y concentrados, artículos, según González, que “no ofenderán a la abuela” si se ven en una reunión familiar.

“A veces resulta un poco estresante reunirse con la familia. Así como algunas personas podrían elegir una botella de vino, otros optan por el cannabis recreativo”, dijo González. “Tal vez haga que su tío, que es algo racista, se vuelva un poquito más tolerante”.

Ver comentarios