Logo La República

Martes, 18 de junio de 2019



ACCIÓN


Venta de camisetas pirata de fútbol dan sustento a familias ticas ante desempleo

Walter Herrera [email protected] | Viernes 24 mayo, 2019

Comercio es en ocasiones el sustento principal de familias enteras. Shutterstock/La República
Comercio es en ocasiones el sustento principal de familias enteras. Shutterstock/La República


Pese a que la marca New Balance posee derechos de autor por la creación de las camisetas de la Selección, así como Kappa lo tiene con la de Saprissa o Kelme la de la Liga, en el país, miles de camisetas no originales se venden como pan caliente.

Un lanzamiento de una marca oficial puede replicarse en una copia que se vende hasta seis o siete veces menos costosa, y tener ventas importantes.

LA REPÚBLICA conversó con varios fabricantes de camisetas pirata de la Selección Nacional, Saprissa y Alajuelense y en su mayoría, ven la comercialización como una oportunidad para salir adelante ante la falta de empleos en el país.

Lea más: Comercio pirata hace festín con camiseta de la Sele

“Sinceramente, estuve por tres años sin trabajo y un amigo que tenía un chinamo en San José me dijo que por qué no intentaba vender camisas. Yo tengo familia y este es mi principal ingreso ante la falta de empleo en el país”, nos dijo un vendedor, quien solicitó el anonimato.

La semana anterior, la Fedefútbol reveló el diseño del nuevo uniforme de la Selección Nacional de cara a Copa Oro; pocos días después, varias páginas y tiendas físicas comenzaron a vender copias con el mismo diseño, pero hasta seis veces más económicas que las originales de New Balance.

La oficial puede conseguirse en las tiendas de New Balance en Multiplaza Escazú y Lincoln Plaza, así como en PLS. Tienen un costo de ¢49.900. Son ediciones limitadas, pues apenas 9 mil se sacarán a la venta.

Lea más: Venta de camisetas pirata del nuevo uniforme deja al Monstruo con el ojo morado

“La clase media y baja no está para pagar estas cantidades por una camisa; además, en medicamentos y ropa siempre hay su versión genérica; esto es un ingreso, no me da para pagar todo, pero sí lo básico”, agregó el comerciante.

Los precios de las copias oscilan entre los ¢8 mil y los ¢13 mil según el tipo de tela y tamaño de la camiseta, entre otros detalles.

“Por día podemos llegar a vender hasta 200 camisetas, especialmente los días de partido. Ahora estamos en preventa con las de la Selección y ya nos han llamado como 50 personas y eso es bastante”, señalaron de la página Creaciones y Sublimación INCAR.

Es decir, en un día pueden llegar a vender más de un millón de colones en producto, lo que se multiplica con el tiempo.

Por parte de las marcas, aseguran que es difícil hacerle frente a estas ventas ilegales, aunque apelan a la calidad de la versión original como inigualable en comparación a sus versiones de segunda.





NOTAS RELACIONADAS


Final San Carlos-Saprissa fue una de las finales menos vistosas de los últimos años. SAP/La República

¿Practica Costa Rica un fútbol del quinto mundo?

Miércoles 22 mayo, 2019

Bajo nivel de la final nacional, crisis de selecciones menores y lamentables participaciones en C...